retiro lo escrito>

Nuevo protocolo> Alfonso González Jerez

El Congreso de los Diputados convalidó ayer el Apocalipsis según San Mariano, en una sesión en la que Cristóbal Montoro supuró tanta estupidez, cinismo y nerviosismo que el personal de limpieza de la Cámara tardará días en limpiar, fregar y sulfatar la tribuna de oradores, pero ahora que los incendios tinerfeños parecen a punto de ser controlados quizás debemos sistematizar todas las experiencias de los últimos días y establecer nuevos protocolos de actuación para ocasiones futuras. A este respecto estimo que sería muy conveniente agrupar e implementar las medidas que se han demostrado más eficaces y eficientes:

a) Convocar ruedas de prensa cada diez minutos, que cuenten con la presencia de autoridades autonómicas, insulares y locales que repitan una y otra vez que no hay motivo de alarma y que la situación está bajo control y que mucho cuidado ahí.

b) Solicitar la inclusión en el Diccionario de la Real Academia Española de locuciones como “flanco derecho” y “flanco izquierdo”, sin excluir necesariamente expresiones como “franco derecho” y “franco izquierdo” a modo de coloquialismos que no le hacen mal a nadie y pueden, incluso, enardecer los ánimos de algunos mandos militares. La lista deberá incluir vocablos espléndidamente confusos como “perimetrado”, “acotado” o “estabilizado” cuyo pretendido contenido técnico tranquiliza al público y oculta la ignorancia (a veces mastuerza) de las autoridades políticas.

c) Sacar en procesión a todas las vírgenes disponibles en los municipios afectados por las llamas, entendiéndose como tales aquellas figuras escultóricas objeto de veneración popular dentro de la Iglesia Católica. Si el fuego no disminuye se optará por sacrificar una cabra, un cochino negro y, en caso de siniestro total, a Roberto Kamphof y al sujeto que perpetra las cuñas radiofónicas de Neumáticos El Paso 2000, atados espalda contra espalda y debidamente amordazados.

d) Los periodistas deberán felicitarse profusa y continuamente en sus propios medios, y a través de las redes sociales, por el magnífico trabajo que están desarrollando. Nada de cortarse un pelo. Somos los mejores, somos un equipazo, somos incomparables. Si se repite cien veces el fuego se detiene automáticamente en una colada volcánica.

e) En caso de un incendio de grandes dimensiones el Gobierno autonómico contratará inmediatamente al grupo Taburiente, que a bordo de una avioneta dotada con el mejor equipo de altavoces cantarán sobre las llamas hasta que comience a llover torrencialmente y todo haya acabado, triste y melancólicamente, ahul, pero acabado.

f) Se adquirirán veinte hidroaviones a través de una colecta popular con el objeto de inducir a la depresión nerviosa a los pirómanos de la Isla que les incapacite física y mentalmente para emprender nuevas fechorías.

@AlfonsoGonzlezJ