venezuela >

Oposición venezolana pide a ministro español Pedro Morenés diferenciar cliente y amigo


EFE
| Caracas

El secretario general de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, pidió hoy no confundir entre “cliente” y “amigo”, después de que el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, llamara “gran amigo” al presidente venezolano, Hugo Chávez.

“Una cosa es un buen cliente y otra un ‘gran amigo’, y el señor ministro de Defensa de España no debería confundirlos”, declaró el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, en unas declaraciones difundidas por la alianza opositora en su página web.

Morenés manifestó el pasado 18 de julio su conformidad con que empresas españolas vendan material y equipamiento militar a Venezuela, cuyo presidente, dijo, es un “gran amigo” de España.

El ministro informó ese día en el Parlamento español de que una delegación de la empresa pública Navantia, dedicada a la construcción de buques militares y civiles de alta tecnología, se encuentra estos días en Caracas para intentar vender nuevos productos al Gobierno de Chávez.

Aveledo indicó que los amigos de España “están en la Mesa de la Unidad Democrática”, que respalda la candidatura a la Presidencia venezolana de Henrique Capriles de cara a las elecciones del próximo 7 de octubre.

Efe se comunicó con la MUD para tratar de hablar con Aveledo, pero una fuente de esa plataforma se remitió a las declaraciones difundidas en la página web.

En otra parte de las declaración en internet, Aveledo recomendó a Morenés que no siga el ejemplo del exministro de Exteriores español Miguel Ángel Moratinos, a quien acusó de tener una actitud ante Chávez de “tratar de evitar conflictos mediante lisonjas”.

“Magros resultados produjo esa línea”, agregó el opositor y añadió que “no puede ser considerado exactamente un ‘gran amigo'” quien “expropia bienes de los españoles en Venezuela” o “aquel cuyas políticas” permiten que crezcan los secuestros, extorsiones y homicidios “de los cuales son víctimas los españoles residentes” en el país.

A la vez que manifestó el deseo de “apoyar a España en su recuperación”, Aveledo criticó el crecimiento en la compra de armas y equipo militar a España “con desmesura y sin atención” de las “verdaderas necesidades” del país.

“La adquisición de naves que nos permitan una adecuada vigilancia de nuestra extensa costa y nuestro mar es muy pertinente. Pero, por otro lado, también hemos adquirido un descomunal endeudamiento para comprar armamento que no es apropiado a nuestros requerimientos”, apuntó.

Pidió, además, al Gobierno español que tenga presente que la relación entre ambos países “no depende de un Presidente y, por suerte, tampoco de un ministro”.

Navantia ha mantenido desde 2005 una colaboración comercial con el Gobierno de Hugo Chávez, al que ha vendido siete buques de patrulla construidos en el astillero de Puerto Real, en la provincia española de Cádiz, en el sur de España, por 1.200 millones de euros.