opinión > Carlos Tarife

Paulino, pitoniso de Canarias > Carlos Tarife

Paulino Rivero va camino de convertirse en un presidente gafe. Si no lo es ya. Viene dándonos brotes verdes en forma de cifras de posible creación de empleo desde hace ya dos años.

Que si crearemos 60.000 puestos de trabajo con políticas de empleo en Canarias. Que si 50.000 con no se qué. Y ahora ha salido prometiendo 125.000 puestos de trabajo en Canarias. Increíble pero cierto.

Lo que debería hacer Paulino Rivero es convertirse en el pitoniso de Canarias. En los tiempos de la Grecia clásica, existía esa figura de pitoniso. Al candidato sólo se le pedía que su vida y sus costumbres fueran irreprochables. Paulino cumple con creces este hecho. Nada hay que reprocharle a este buen hombre, que todo lo hace por el bien del pueblo. Inclusive despilfarrar dinero en viajes absurdos.

El nombramiento, en aquella época, era vitalicio y se comprometía a vivir para siempre en el santuario. Si situamos el santuario en El Sauzal seguramente Paulino estaría feliz. Ya que el allí se siente como el rey de los reyes. Y lo de vitalicio ni les digo. Lleva toda su vida, Rivero, viviendo de lo público, o sea que este cargo de vitalicio le viene de perla.

Y como en la Grecia clásica las personas que quieran averiguar algo de cara al futuro deben acudir los días 7 de cada mes, que es la fecha en la que había nacido Apolo. El día de la consulta se ofrece un sacrificio en el altar. Por ejemplo, vas el 7 de julio y Paulino sacrifica políticamente a Fernando Ríos o a Guillermo García. A continuación se pagan unas tasas y, por último, el que va a solicitar la consulta la realiza verbalmente.

Como idea, no es mala. Es más seguro que a Paulino le gusta. Pero da un poco de vergüenza comprobar cómo a los canarios nos toma el pelo un señor que no ganó las elecciones.

El problema es que a este chiringuito le ha salido competencia. Ricardo Melchior, que tiene más cosas en común de las que él piensa con Rivero, nos ha prometido 20.000 puestos de trabajo con el tren del sur. En otro viaje a Bruselas ha ido a buscar financiación europea para ese tren. Una pena que no haya ido a por dinero para el cierre del anillo insular o los hospitales del Norte y Sur de la Isla. Por cierto, ¿se sabe cuando va a dimitir el vicepresidente del Cabildo, Aurelio Abreu, por esto de los hospitales?

Y, por último, José Manuel Bermúdez. Que viene anunciando aprobaciones del PGO desde no me acuerdo cuándo. Ver para creer.

Creo que cualquiera de los tres puede y debe optar a ser pitoniso. Porque además en caso de fallos en sus predicciones, acuden a las mismas explicaciones que daban en el oráculo de Delfos. El fallo no era mío sino de la interpretación de lo dicho.

Explicaciones a parte, los canarios no queremos promesas, queremos realidades. Ustedes mismos.

Carlos Tarife Del Comité Ejecutivo del PP en Canarias