tribunales >

Piden dos años de cárcel y retirada de la patria potestad a una madre por exhibicionismo ante su hija

EFE | Sevilla

La Fiscalía de Sevilla ha pedido dos años de cárcel y cinco de retirada de la patria potestad para una madre acusada de delitos de exhibicionismo por mantener relaciones sexuales delante de su hija de cuatro años y ver películas pornográficas en su presencia.

El escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, imputa además al compañero sentimental de la madre, para quien pide un total de once años porque presuntamente también abusó sexualmente de la niña y, al menos en una ocasión, le introdujo el pene en la boca.

Los hechos ocurrieron en los primeros meses de 2009, cuando el acusado J.A.G.R. y su compañera B.M.M.A. convivían en un piso de Sevilla, donde disfrutaban del derecho de visitas de la madre sobre su hija.

Los procesados, según el fiscal, mantenían relaciones sexuales en presencia de la menor y veían películas pornográficas.

Además el acusado, aprovechando los momentos en que se quedaba a solas con la niña, se desnudaba y le realizaba tocamientos, según la acusación del fiscal, aunque no consta que la madre estuviera presente cuando ocurrían estos abusos sexuales.

Sin embargo, la acusación particular que ejerce el abogado Juan Isidro Fernández en nombre del padre biológico de la menor sí que imputa a la madre el conocimiento de los abusos y pide para ella 19 años de cárcel por presuntos delitos de abuso, agresión sexual continuada y exhibicionismo.

La Fiscalía de Sevilla, que ha presentado su escrito de acusación como paso previo a la celebración del juicio, recoge que como consecuencia de los abusos la niña ha sufrido “alteración de las pautas de sueño, con pesadillas asociadas y rechazo ocasional del contacto físico con sus familiares”.

Por ello, solicita que el acusado indemnice a la menor, en la persona de su representante legal, en 12.000 euros.

La Fiscalía imputa a J.A.G.R. un delito de abuso sexual, por el que pide 9 años de cárcel, y dos de exhibicionismo, con una pena por cada uno de un año, así como la prohibición de acercarse a la niña o comunicar con ella por un periodo de 10 años.

Para la madre, que tiene suspendido el régimen de visitas, pide cinco años de retirada de la patria potestad y otros cinco de alejamiento.