economÍa viva > el anÁlisis de corporaciÓn 5

Razones para el optimismo: Consejo Empresarial para la Competitividad > Félix Fernández-Claverie

Es probable que, cuando haya leído el título de este artículo económico, la incredulidad o incluso la risa se hayan dado un paseo por su mente. Y la verdad es que son perfectamente entendibles ambas reacciones, porque, después de lo acontecido esta semana que hoy acaba, ser optimista respecto al futuro de nuestra economía en el corto y medio plazo puede ser interpretado como un acto de fe.

El pasado lunes, el FMI emitió un informe en el que prevé un empeoramiento del PIB español para el año 2013, con una caída del 0,6% frente al crecimiento del 0,1% que pronosticó en abril. Este informe se elaboró con anterioridad a la aprobación el pasado 13 de julio por parte del Gobierno de España de las medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la actividad. El jueves asistimos a la subasta del Tesoro con unos resultados desconcertantes, ya que se colocaron 2.980 millones de euros -ligeramente por debajo del máximo de 3.000 millones- con la demanda desplomada y pagando unos intereses récord del 6,70%. Nunca el Tesoro había pagado esos intereses en la era del euro. El viernes cierra el Ibex-35 con una caída del 5,82% y con la prima de riesgo en 610 puntos básicos. Y, por si esto fuera poco, nos acercamos al mes de agosto, que tradicionalmente ha sido durante estos últimos años un mes de grandes turbulencias económicas.

Ante este escenario en principio nada halagüeño, el Consejo Empresarial para la Competitividad -consejo formado por 17 presidentes de grandes empresas multinacionales españolas y por el Instituto de la Empresa Familiar- acaba de publicar un estudio sobre el Crecimiento y sostenibilidad de la economía española. Frente a los más agoreros, el Consejo Empresarial para la Competitividad sentencia que la situación de la economía española es muchísimo mejor de lo sentenciado por los foros internacionales. En el referido estudio se ha analizado en profundidad la economía española, llegando a conclusiones esperanzadoras, destacando así la solvencia y competitividad de nuestro país, adelantando el inicio de la recuperación para el año 2013. Dentro del informe destacamos las siguientes aportaciones:

-España, sobrepenalizada por los mercados de deuda pública: si comparamos la deuda pública con el PIB de España, Italia, Francia y Reino Unido, llegamos a la conclusión de que la actual prima de riesgo de España, en torno a los 610 puntos básicos (pbs), no se justifica ni por tamaño, ni por composición de la deuda, ni por déficit, ni por crecimiento potencial. Cada punto del porcentaje de deuda pública sobre el PIB supone para el Reino Unido 0,5 pbs de prima de riesgo y 1,4 pbs para Francia, mientras que para España alcanza los 6 pbs. Una prima de riesgo de España en torno a los 150 pbs sería más coherente con los fundamentos de nuestra economía.

-Las pérdidas esperadas del sector bancario están acotadas: la consolidación y restructuración del sistema bancario avanza a buen ritmo. Desde el 2007 el sistema financiero español ha realizado provisiones por un importe de 190.000 millones de euros y el número de entidades financieras ha pasado de 50 antes del inicio de la crisis a 14 en la actualidad. Todas las provisiones permitirán al sistema financiero resistir caídas próximas al 50% en precios de la vivienda.

-España cuenta con empresas altamente competitivas: En el año 2011, seis de cada diez euros facturados por las empresas del Ibex 35 fueron generados en el exterior. Durante estos últimos años, las empresas españolas han tenido una mejora en la competitividad y productividad sin precedentes, y muy superior al resto de los países de la zona euro. Los costes laborales unitarios se han reducido en el 4,3% desde el 2008 y en el 6% desde el máximo alcanzado en 2009. Esta evolución contrasta con el aumento del 6,5% en el conjunto de la zona euro o del 9% en Alemania.

-La sobreoferta del sector inmobiliario español se reabsorberá en 3-4 años: se prevé que durante los dos próximos años el sector inmobiliario apenas reste sólo 0,3 y 0,1 puntos al crecimiento económico, frente a una contribución negativa de 1,2 puntos porcentuales de promedio durante los últimos cuatro años. Sin duda el creciente peso de la demanda extranjera de vivienda en 2011 (50.000 viviendas), con un incremento del 32% respecto al 2010, es un factor extremadamente importante a la hora de absorber la sobreoferta.

-La economía española tocará fondo en el cuarto trimestre de 2012: esta puede ser la aseveración del Consejo Empresarial para la Competitividad que más dudas suscite. El trimestre más complicado será el tercero (el actual) motivado principalmente por el impacto del ajuste fiscal, pero a partir del cuarto trimestre de 2012 el mayor dinamismo de nuestros socios comerciales permitirá que el sector exterior compense la disminución de la demanda interna.

-Gran internacionalización de la empresa española: las grandes empresas españolas, a través de sus filiales en el exterior, generan un volumen de ventas superior a 200.000 millones de euros (20% del PIB español). Esto es debido a un exitoso proceso de internacionalización llevado a cabo en los últimos años y que debe servir como cabeza tractora de las pymes españolas. Este es un tren que las pymes canarias no deberíamos dejar pasar.

Seamos o no intervenidos en las próximas semanas, estas fortalezas de nuestra economía deben apuntalar el optimismo necesario para sacar a España de la crisis actual.

claverie@corporacion5.com