SIRIA >

Repulsa ante la amenaza del régimen sirio de utilizar armas químicas

EFE | El Cairo

El régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, continuó ayer su asedio a los feudos opositores en el país y luchando contra los rebeldes en Damasco y Alepo, en medio de la polémica suscitada por el posible uso de armas químicas. Más de 70 personas murieron ayer en Siria en la ofensiva de las tropas gubernamentales para recuperar los bastiones de la insurgencia, según el Ejército Libre Sirio (ELS), que acusó al régimen de trasladar armas químicas a aeropuertos fronterizos.

Según la Comandancia Mixta del ELS dentro de Siria, el régimen lleva meses transfiriendo los almacenes de armas de destrucción masiva en su intento de “crear una crisis regional y diseñar una defensa estratégica atemorizando a los países de alrededor”. El portavoz sirio de Asuntos Exteriores, Yihad Maqdisi, reconoció la existencia de armas químicas en el país y condicionó su uso a una eventual intervención extranjera.

Rusia espera que Siria cumpla estrictamente con sus obligaciones sobre el uso de armas químicas, informó el Ministerio ruso de Exteriores, quien recordó que Siria se adhirió en 1968 al protocolo de Ginebra (1925) sobre la prohibición de sustancias químicas como instrumento bélico. El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, afirmó que su país “no aceptará ninguna justificación” del uso de estas armas prohibidas. Y el presidente de EE.UU., Barak Obama, advirtió a Al Asad de que no cometa el “trágico error” de usarlas, porque deberá rendir cuentas por ello.