Rousseff invita formalmente a Chávez a asistir al acto de adhesión de Venezuela a Mercosur

EUROPA PRESS | Caracas

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha invitado formalmente a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, a asistir al acto de adhesión del país caribeño al Mercado Común del Sur (Mercosur), que se celebrará el próximo 31 de julio en la ciudad de Río de Janeiro.

“He sostenido una muy agradable conversación con la presidenta Dilma, nuestra querida compañera. Me confirma y me invita a la cumbre de Mercosur”, ha escrito Chávez en su cuenta de la red social Twitter (@chavezcandanga).

Ayer, el presidente venezolano adelantó, también a través de Twitter, que asistiría a la cita. “Voy a ir a Río de Janeiro para la incorporación de Venezuela a Mercosur”, anunció.

El líder socialista consideró que la adhesión de Venezuela a la organización regional “es una bendición, una maravilla”, porque “aumenta las oportunidades para la producción nacional y para la exportación de bienes de consumo masivo”.

Además, destacó que también beneficia a los otros miembros de pleno derecho de Mercosur –Brasil, Argentina y Uruguay– porque “Venezuela abre las puertas del Caribe a sus productos”, según informa Venezolana de Televisión (VTV).

Por otro lado, aludió a los problemas políticos que hasta ahora han impedido la incorporación del país a Mercosur. “El último obstáculo fue ese enclave pro ‘yanqui’ en Paraguay”, ha dicho en alusión al Congreso, que desde 2005 ha votado en contra de la adhesión de Venezuela al bloque económico.

Los jefes de Estado de Mercosur aprobaron la adhesión de Venezuela como miembro de pleno derecho tras la suspensión de la participación de Paraguay en la organización regional como consecuencia de la decisión de su Congreso de destituir a Fernando Lugo como presidente del país tras celebrar un juicio político en su contra por mal desempeño de sus funciones.

El nuevo Gobierno de Paraguay, presidido por Federico Franco, ha presentado una demanda ante el Tribunal Permanente de Mercosur para solicitar la anulación de ambas decisiones –la suspensión de Paraguay y la incorporación de Venezuela– al considerar que presentan “serios inconvenientes jurídicos”.

En el caso venezolano, el Gobierno de Franco argumenta que Brasil, Argentina y Uruguay aprovecharon la suspensión de Paraguay para aprobar la adhesión de Caracas, lo que vulneraría los tratados de Mercosur, que establecen que la incorporación de miembros de pleno derecho debe contar con el apoyo unánime de los ya existentes.

El miércoles, el Tribunal Permanente admitió a trámite la demanda y creó un equipo de juristas que se encargará de estudiarla. El asesor jurídico del Ministerio de Exteriores de Paraguay, Ernesto Velázquez Argaña, apuntó que la sede judicial deberá pronunciarse en un plazo máximo de seis días.