transporte aéreo >

Ryanair cobra directamente en la tarjeta un recargo a los billetes previos al 1 julio

Una aeronave de la compañía Ryanair despega del Aeropuerto Madrid Barajas. | E.P.

EUROPA PRESS | Madrid

Ryanair cobrará un recargo directamente en sus tarjetas de pago a aquellos clientes que hayan comprado sus billetes antes del 1 de julio, fecha en la que entró en vigor la subida de las tasas aeroportuarias. El aviso por parte de la compañía aérea de bajo coste ha sido remitido a los usuarios a través de un correo electrónico informativo.

La subida del 10,2% de las tasas aeroportuarias aprobada en los Presupuestos Generales del Estado, supone incrementos del 50% en Barajas y El Prat. En el caso de Barajas, Ryanair cobrará 9,12 euros y 8,95 euros en El Prat. Según han confirmado, el recargo será automáticamente aplicado en la tarjeta de pago utilizada para realizar la reserva.

Los viajeros que no acepten este cargo adicional podrán cancelar sus vuelos y solicitar a la compañía el reembolso del billete antes del próximo viernes 13 de julio, de lo contrario se les cargará el sobrecoste a su tarjeta de pago.

Esta medida desata cierta controversia tanto entre los clientes como en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ya interpuso una demanda contra otra aerolínea ‘low cost’, la filial de Iberia, Vueling.

En el caso contra Vueling, el juzgado de lo mercantil número 8 de Barcelona declaró nula la claúsula por la que la compañía podría cargar el incremento en la tarjeta de crédito “porque priva al consumidor de su derecho de resolver el contrato si el precio final resulta muy superior al inicialmente contratado”. Tras esta sentencia, la norma es pedir el pago, y no cobrar el recargo directamente.

La OCU pide en estos casos revisar con detenimiento las condiciones del contrato. Al ser un billete de bajo coste y ante la posibilidad de que el incremento de la tasa pueda ser desproporcionado, se puede “solicitar la anulación del contrato con derecho a reembolso del precio pagado”. Si el usuario decide realizar el vuelo porque el no hacerlo le ocasionaría perjuicios mayores, cabe la posibilidad de aceptar el pago del recargo y solicitar su devolución después “demostrando los perjuicios que te habrían ocasionado las penalizaciones por cancelación de otros servicios”, informa la OCU. Otra posibilidad sería la de la revisión de precios, siempre no se aplique en los 20 días anteriores a la fecha de salida del viaje, y en el caso exclusivo de los viajes combinados.

La ‘low cost’ irlandesa ya lanzó un primer avisó la pasada semana, afirmando que estaban estudiando cobrar a sus pasajeros el sobrecoste derivado de la subida de las tasas aéreas en los billetes ya vendidos antes de su entrada en vigor.