da2 > sector x

Un gran ¡Ohh! después de los 40

REBECA DÍAZ-BERNARDO | Santa Cruz

Si lo has perdido, nunca lo has tenido, o simplemente quieres uno mejor, sigue leyendo porque he encontrado algunos trucos que te ayudarán a sentirlo y dejar de fingirlo, porque parece tan fácil y directo en las películas, tener un encontronazo sexual, gemir un poco, gemir un poco más fuerte y voilá, bordar un tremendo orgasmo, pero la realidad es que el 15% de las mujeres nunca ha experimentado uno y sólo una de cada 10 dice haberlo tenido durante el acto sexual. Y eso es porque los orgasmos son cualquier cosa menos simple porque requieren una compleja danza entre la estimulación física y la reacción del cuerpo. Las bits femeninas son estimuladas y responden de manera adecuada, envían una corriente de señales eléctricas al cerebro, que a su vez da órdenes de regreso a lubricar la vagina, a bombear de sangre a la zona y aumentar la respiración, y cuando cada eslabón de la cadena hace su trabajo, explotan en un torrente de sensaciones satisfactorias. Pero como cada persona es un mundo y cada mujer un universo, hay bastantes posibilidades de saltarnos alguno de esos pasos, lo que convierte al “gran ¡Ohh!” de meta difícil de alcanzar en objetivo imposible de lograr.

Pero no tengas miedo ni tires la toalla porque no es imposible y aquí tenemos las razones por las que puede haber perdido el ritmo y también te cuento maneras fáciles de recuperarlo.

Disminución de los niveles hormonales: mucho antes de que a las chicas nos ataque la menopausia resulta que nuestro cuerpo ya comienza a hacer cambios que afectan a los niveles hormonales, y los ovarios que son la fuente del 50% de la testosterona, se vuelven menos activos disminuyendo la producción de la hormona sexual que es clave para nuestra libido. Por lo tanto, tiene sentido que el deseo sexual disminuya a medida que envejecemos, así que si has notado un cambio descendente significativo en tu deseo sexual, las hormonas son una de las causas más probables. Sequedad vaginal: con la edad, los simpáticos ovarios también comienzan a producir menos estrógeno, la hormona responsable de mantener la vagina bien lubricada para el sexo, y sin la lubricación apropiada, no sólo se tienen menos probabilidades de estar interesado en el sexo, sino también el incremento de la fricción puede hacer sea doloroso y es poco probable que termines con un orgasmo. Por otro lado, la disminución de estrógenos también adelgaza las paredes vaginales y disminuye el flujo de sangre a la vagina, lo que también contribuye a las relaciones sexuales dolorosas.

La receta que he encontrado para solventar estos casos es el “úsalo o piérdelo para siempre”, es decir, cuanto más sexo tienes, más se estimula el flujo sanguíneo a los genitales para mejorar la lubricación y aunque ya lo sabes, la buena noticia es que no tienes por qué hacerlo sola, porque hay toneladas de lubricantes útiles en los estantes de las farmacias y sex-shops que puedes incorporar en los juegos previos dejando que ellos hagan el trabajo por ti. Para algunas mujeres que tienen disminución de estrógeno durante la perimenopausia o la menopausia hay dos productos de venta con receta, tabletas de estrógenos que se insertan en la vagina donde se adhiere a la pared vaginal aumentando la lubricación y la reducción del dolor y la irritación durante el acto sexual, y también está el anillo de liberación de estrógenos que se inserta en la vagina y necesita ser reemplazado cada pocas semanas. Las cremas de estrógeno también están disponibles con y sin receta médica.

Músculos pélvicos débiles: El suelo pélvico es una red de músculos que sostiene que todos nuestros órganos reproductivos y a medida que envejecemos, ganamos peso o tenemos hijos, estos músculos se estiran y se aflojan y esa laxitud hace más difícil llevar a cabo la experiencia de las contracciones musculares intensas y la liberación de tensión que es de suma importancia para alcanzar el orgasmo. La receta aquí es fortalecer el suelo pélvico mediante la contracción de los músculos de Kegel diariamente, esos que usas para detener la orina a mitad de camino y de los que ya hablamos en su día cuando te conté los fantásticos beneficios de la danza árabe y de las bolas chinas para fortalecer los mismos.

¿Cirugía?, ha habido un montón de rumores en los últimos tiempos sobre la cirugía de rejuvenecimiento vaginal pero ningún organismo ni autoridad médica o ginecológica lo ha ratificado como un procedimiento que clínica y científicamente demostrado haya conllevado tener un impacto real positivo en la vida sexual de una mujer aunque las hay a las que parece que esto les ha ayudado personalmente, así que ahí, cada una es cada una. Y por último, no te obsesiones con el punto G porque hay quienes dicen que no existe y en cambio sus defensores afirman que lo mejor está en su búsqueda, sea en solitario o en pareja, así que pásatelo bien como si tuvieras de nuevo 20 años porque la edad ya no es excusa ni siquiera para no tener un gran, enorme y lujoso ¡Ohh!.