Una investigadora del Instituto Astrofísico de Canarias, premiada con el Cartagonova de Astronomía

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

La investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Susana Iglesias-Groth ha recibido el premio Cartagonova de Astronomía, galardón con el se pretende reconocer la contribución de las mujeres a la astronomía española y que acaba de ser creado por la Asociación Astronómica de Cartagena, con motivo del 25º aniversario de su fundación. El jurado ha valorado su trabajo en astroquímica, que ha sido calificado de “absolutamente innovador y del que no existen precedentes en España”.

Iglesias-Groth ha sido pionera en el estudio e identificación de hidrocarburos complejos y moléculas clave para la vida en el espacio interestelar. En los últimos diez años, ha analizado fullerenos e hidrocarburos policíclicos aromáticos en el espacio, naftaleno y antraceno, aminoácidos, glicina y otras moléculas prebióticas, utilizando espectroscopia de alta resolución y trabajos de laboratorio para conseguir su caracterización espectroscópica. Esta línea de investigación innovadora y singular sobre astroquímica tiene interés para la ciudadanía porque toca temas sobre la posibilidad de la existencia, en sus primeros estadios, de vida en el universo.

Sus investigaciones han sido avaladas por los satélites Planck y WMAP, así como por el experimento Cosmosomas, y han sido destacadas a su vez por la astrónoma estadounidense Virginia Trimble. La existencia definitiva de fullerenos en el espacio fue confirmada por investigadores canadienses en Science, en el año 2010. Iglesias-Groth lideró el equipo que descubrió naftaleno y antraceno en el espacio, un hallazgo que sugiere que buena parte de los componentes clave en la química básica para la vida terrestre podrían estar presentes en el material interestelar.

“Me ha alegrado muchísimo que me considerasen merecedora de este reconocimiento, y lo agradezco especialmente por ser una iniciativa de una asociación de astrónomos que, usando recursos propios, seguramente escasos, decidieron crear este premio para valorar los esfuerzos que hacen las mujeres que se dedican a la astrofísica”, ha manifestado la investigadora.

“Este tipo de iniciativas ayuda a poner en valor el papel de las mujeres que se dedican a la ciencia, que en la mayor parte de los casos tienen que hacer difíciles equilibrios para compatibilizar vida profesional y vida familiar”, ha agregado.

En su caso, el jurado del premio, reunido a comienzos de julio, ha valorado “las dificultades familiares que le hicieron abandonar durante un tiempo su vocación investigadora para atender a sus cuatro hijos, desarrollando un trabajo en enseñanza secundaria, al tiempo que realizaba su doctorado y, tras este paréntesis obligado, comenzar la línea de investigación descrita de altísima calidad, coherente y continuada”.