Ciencia >

Una nueva técnica podría ayudar a detectar el alzheimer en fase temprana

EFE | Madrid

Detectar y frenar el avance del alzheimer en su fase inicial podría ser realidad en un plazo entre cinco y diez años con una nueva tecnología de imagen, capaz de aumentar la sensibilidad de un escáner hasta llegar a la zona del cerebro donde se originan la mayoría de las enfermedades neurológicas.

La nueva tecnología se aplica a través de un aparato, denominado “Connectone”, que supone un avance en las técnicas para investigar las enfermedades neurodegenerativas a escala neuronal y que ha sido presentada hoy por el investigador del Hospital General de Massachusetts Larry Wald en los cursos de la Universidad Rey Juan Carlos, en Aranjuez.

Wald ha explicado en declaraciones a los periodistas que la aportación principal de esta máquina reside en el grado de resolución que alcanza a la hora de observar el cerebro.

En concreto, el “Connectone” es capaz de profundizar la sensibilidad de un escáner normal hasta llegar a las estructuras laminares de la corteza cerebral, donde nacen muchas de las enfermedades neurológicas degenerativas, como el alzheimer.

Para ser conscientes del avance en la resolución de la imagen, ha comparado la definición actual de un escáner estándar, que cuenta con 1,5 teslas (la medida de potencia magnetica del imán que incorpora) con los 7 con los que trabaja actualmente, aunque no descarta que aumente en un futuro hasta los 9,5 teslas.

“Lo que de verdad deseamos es poder ver lo que llamamos placas y ovillos neurofibrilares, que están entre las células que primero mueren en los procesos de alzheimer”, ha detallado Wald.

De esta forma, se podrían detectar los primeros problemas “antes de que aparezcan los síntomas cognitivos” y así frenar el avance de esta enfermedad antes no sólo de la muerte del paciente, sino de que sufra algún tipo de deterioro severo.

“Esto sería para nosotros como el Santo Grial, y este sería el principal objetivo de nuestra investigación”, ha resumido.

Wald ha asegurado que su equipo está “esperanzado” por haber logrado encontrar mediante las nuevas técnicas de imagen el origen de las primeras células muertas por procesos neurodegenerativos en ratones y también en muestras de cerebros humanos, pese a que se ha mostrado cauto ante la posibilidad de pasar a pacientes en un futuro inmediato.

La patente, comprada por la empresa Siemens, abastece desde hace dos años a los hospitales que solicitan esta máquina, aún desconocida en España, donde ningún centro dispone de esta tecnología.

Mientras, continúa su investigación en la sede en Boston del Massachusetts Institute of Technology (MIT), centro de reconocido prestigio internacional con quien, además, colabora la Comunidad de Madrid en el marco del “Madrid-MIT M+Visión Consortium”, una asociación en la que científicos españoles comparten el análisis de resultados bajo una relación de colaboración.