TRIBUNALES >

Veintidós años de cárcel por un asesinato cometido en La Orotava

El arma del crimen de La Orotava fue una estatua. / da

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

La Sección Quinta de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a veintidós años de cárcel al condenado por el llamado caso de la estatua, un crimen acaecido en julio de 2010 en El Mayorazgo, dentro del término municipal de La Orotava, en el que un hombre asesinó a su pareja a primera hora de la mañana golpeándola con una figura de hierro en repetidas ocasiones.

La sentencia, que obra en poder de este periódico, se produce tras el fallo de un jurado popular que consideró a Francisco Javier G. G. responsable del asesinato de María del Carmen, por el que el entonces imputado permaneció en prisión hasta ahora.

Según se considera probado, fue en la madrugada del 17 de julio de 2010 cuando Francisco Javier, estando con María del Carmen en el domicilio conyugal, la agredió con un objeto contundente, “dirigiendo numerosos y violentos golpes contra su cabeza, causándole la muerte”.

El ahora condenado actuó de forma sorpresiva, impidiendo la defensa de la víctima y asegurándose así el triste resultado criminal.
Además se entiende que Francisco javier aumentó “sensible e inhumanamente” el dolor de María del Carmen, “más allá del que hubiera haber producido con los actos necesarios para causarle la muerte”.

Así las cosas, los magistrados condenan al acusado a la pena privativa de libertad de veintidós años y seis meses de prisión como autor de un delito de asesinato al apreciar que concurren las circunstancias de alevosía y ensañamiento.

Apuntar que la Fiscalía solicitó en su día una pena de veinte años de cárcel.

Se le impone además la prohibición de aproximarse al hijo de la víctima a menos de mil metros de su persona, domicilio, lugar de trabajo o de cualquier otro que frecuente habitualmente, así como la de comunicarse con él por cualquier medio, todo ello por un tiempo de diez años superior al de la pena de prisión impuesta.

En cuanto a la indemnización, Francisco Javier deberá pagar al chico 250.000 euros, siendo esta sentencia recurrible ante el tribunal Superior de Justicia de Canarias en recurso de apelación en el plazo de diez días.