ciencia >

Curiosity inicia sus prácticas de tiro láser contra una roca

La misión de dos años del 'Curiosity' busca determinar si el planeta más parecido a la Tierra podría o no haber albergado vida microbiana | NASA

EUROPA PRESS | Madrid

La nave Curiosity ha estrenado con éxito su láser de gran potencia contra una piedra en Marte para analizar su contenido mineral. El laboratorio científico robótico disparó su rayo láser contra una piedra cercana del tamaño de un puño y lanzó 30 pulsos a la roca en un período de diez segundos, dijo la NASA en un comunicado.

Cada pulsación descarga más de un millón de vatios de energía durante cerca de cinco mil millonésimas partes de un segundo, vaporizando una porción de la roca del tamaño de un alfiler y creando una pequeña chispa que es analizada por un pequeño telescopio montado en el instrumento.

El brillo ionizado, que puede observarse y grabarse desde hasta siete metros de distancia, es después dividido en sus componentes de longitudes de onda por tres espectrómetros que dan a los científicos información sobre la composición química de la piedra.

El sistema combinado, llamado instrumento de química y cámara, o ChemCam, es capaz de discernir más de 6.000 longitudes de onda diferentes en los espectros ultravioleta, infrarrojo y visible de la luz y está diseñado para llevar a cabo cerca de 14.000 mediciones durante la misión del Curiosity en Marte.

El propósito del uso inicial del láser, realizado aproximadamente a las 11:00 GMT de este domingo, fue una “práctica de tiro” para el instrumento. Pero los científicos examinarán los datos que recibieron para determinar la composición de la roca, a la que apodaron “Coronación”, dijo la NASA.

“Recibimos un grandioso espectro de Coronación, muchas señales”, dijo el principal investigador de la ChemCam, Roger Wiens, del Laboratorio Nacional Los Alamos en Nuevo México, donde se desarrolló el instrumento. “Después de ocho años construyendo el instrumento, es hora de la recompensa”, agregó.

Curiosity, un vehículo de una tonelada con seis ruedas del tamaño de un automóvil, aterrizó dentro de un amplio y antiguo cráter de impacto cerca del ecuador de Marte el 6 de agosto después de un viaje de ocho meses y cerca de 570 millones de kilómetros por el espacio.

Su misión de dos años busca determinar si el planeta más parecido a la Tierra podría o no haber albergado vida microbiana.

El principal objetivo del explorador es el monte Sharp, un enorme montículo de rocas que surge desde el fondo del cráter Gale. Pero los controladores de misión están revisando gradualmente el sofisticado equipo de instrumentos antes de enviarlo en su primer viaje por el paisaje marciano.

El proyecto Curiosity, de 2.500 millones de dólares, representa la primera misión de astrobiología de la NASA desde que envió las sondas Viking a Marte durante la década de 1970 y el mayor laboratorio científico robótico enviado a otro planeta.

La técnica empleada por ChemCam ha sido usada para examinar la composición de materiales en otros ambientes extremos, como dentro de reactores nucleares y en el lecho marino.

La tecnología también tiene aplicaciones experimentales en la supervisión ambiental y la detección del cáncer. Pero el ejercicio del domingo, realizado durante el día 13 de la misión del Curiosity a Marte, fue su primer uso en exploración interplanetaria, dijo la NASA.

Antes de que el Curiosity inicie su viaje de 7 kilómetros a los pies del monte Sharp, una travesía que podría llevar seis meses, los controladores de misión planean enviarlo en una excursión más corta, a 500 metros de su lugar de aterrizaje.