divulgación >

‘Curiosity’ se pasea

V. M. / EFE | Santa Cruz de Tenerife / Madrid

Ahora, todo el Planeta mira a Marte. En un mundo donde lo virtual y las tarjetas gráficas asociadas a cualquier móvil dejan poco espacio para la imaginación, las fotografías en blanco y negro de la superficie marciana han puesto los pelos de punta a gran parte de los habitantes del mundo. La gran proeza en esta ocasión ha sido tanto técnica como científica y, especialmente, política ya que, una vez más, Estados Unidos ha usado este hecho para exhibir, de nuevo, su supremacía. Aunque lejos quedaron los tiempos de la Guerra Fría asociada a la llegada del hombre a la Luna, otras circunstancias hacen que, hoy en día, el país de Obama -en etapa preelectoral, todo hay que decirlo- tenga que desplegar sus armas como un pavo real. Un momento de crisis mundial que también afecta al sueño americano y al importante recorte que el Estado ha impuesto a su bastión en otras décadas: la NASA, que ha obligado a este organismo a retirarse de la próxima misión a Marte, programada para el 2018, por lo que el Curiosity se convierte en una de las pocas oportunidades en un futuro cercano de explorar la superficie.

Tras su llegada el pasado lunes 13, las imágenes emitidas han sorprendido al mostrar un nuevo panorama de las dunas, el terreno de pequeñas piedras y el horizonte de montes frente al rover, lo que ayuda a los investigadores a planear desde ahora las rutas de aproximación al Monte Sharp, el principal objeto de estudio de esta misión, al que tardará un año en llegar. El vehículo llevaba tecnología made in Spain a través de uno de los instrumentos más importantes: el REMS (Rover Environmental Monitoring Station), cuya construcción ha liderado el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA). Su objetivo es monitorizar las condiciones ambientales (la temperatura del aire y del suelo, la presión, la humedad relativa, la velocidad y dirección del viento y la radiación ultravioleta) sobre la superficie de Marte, siendo el primer instrumento español en pisar suelo marciano.