medioambiente >

El mirador de Morro Velosa será un centro de interpretación de zonas áridas

EFE | Fuerteventura

El Cabildo de Fuerteventura prevé convertir el mirador de Morro Velosa, en el municipio de Betancuria, al oeste de la isla, en un centro de interpretación de zonas áridas, una iniciativa para la que destinará 400.000 euros procedentes de los fondos Feder.

El nuevo centro, que formará parte de la red de espacios museísticos del Cabildo de Fuerteventura, entrará en funcionamiento una vez finalicen las obras de reforma, previstas para finales de septiembre o comienzos de octubre.

El proyecto de Morro Velosa lo promueve la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo y se desarrolla con financiación procedente de los Fondos Feder y con la aprobación del Ministerio de Medio Ambiente, según ha informado la corporación insular en un comunicado.

Los trabajos relacionados con las reformas estructurales del edificio han finalizado y en la actualidad se trabaja en la colocación del material expositivo, que se ubicará en una quincena de superficies distribuidas en dos pisos.

Esas estancias se dedicarán a la Macaronesia, los ecosistemas específicos de Canarias, la fauna y flora de Fuerteventura, así como al origen geológico, la dinámica eólica, la creación de dunas y los espacios áridos de la isla.

La intención del Cabildo es que, una vez que concluya el montaje del recinto, los visitantes puedan conocer en detalle los tipos de suelos y sistemas de cultivo tradicionales de Fuerteventura, que se representarán en dos maquetas, además de los paisajes y las características de la flora y la fauna insular, que se mostrarán en paneles interpretativos.

El centro también divulgará los valores de la Reserva de la Biosfera a través de un vídeo y en él se representará el proceso de formación de los sistemas dunares.

El Centro de Interpretación contará con un túnel del viento en el que se reproducirá la dinámica eólica y, a través de paneles explicativos, mostrará su incidencia sobre el paisaje.

Los trabajos ejecutados hasta ahora en el edificio han consistido en la renovación y adaptación de la primera planta para que pueda acoger una parte de la exposición, y en el acondicionamiento de la planta baja, en la que se podrá recorrer una sucesión de paneles, maquetas, vídeos interactivos y una recreación sensorial del clima majorero.

Esta reforma también incluirá la ampliación de las cristaleras del mirador, que mejorará las vistas del paisaje que ofrece este centro.