CONFLICTO SIRIA >

Entre 370 y 440 personas han muerto en Siria durante el fin de semana, según activistas sirios

EUROPA PRESS | Madrid

Entre 370 y 440 personas han fallecido en las últimas horas en varios puntos de Siria a causa de los combates entre el Ejército sirio y los rebeldes, según han informado activistas sirios.

Los Comités de Coordinación Local (CCL), una organización activista radicada en Siria, ha denunciado la muerte de 440 personas, de las cuales 310 se habrían producido en Damasco y en los barrios periféricos, incluido Dayara, un suburbio al suroeste de Damasco, donde han perdido la vida 270 personas tras la ofensiva del Ejército sirio. La mayoría de los cadáveres presentaban signos de ejecución y fueron hallados en casas y refugios en subterráneos de edificios residenciales y parecen haber sido muertos a tiros por tropas que invadieron las edificaciones, dijeron los activistas. Entre las víctimas se hallan 13 mujeres y al menos ocho miembros de una misma familia.

Sobre estos crímenes, el Gobierno sirio ha informado de que “nuestras valientes fuerzas armadas han limpiado el barrio rural de Damasco de Daraya de los vestigios de terroristas mercenarios, eliminando a un número de ellos, y ha confiscado sus armas y munición”, reporta la agencia estatal de noticias siria, SANA.

Estos “grupos terroristas armados”, la denominación por la cual el Gobierno describe a los rebeldes sirios, han “cometido crímenes contra ciudadanos” de Daraya, “traumatizando, arruinando y destruyendo propiedades públicas y privadas”.

SANA añade que, entre las armas incautadas a los rebeldes, hay coches equipados con ametralladoras de gran calibre Dushka y lanzacohetes antitanque RPG.

Además, la agencia de noticias estatal siria precisa que las fuerzas de seguridad sirias han desactivado numerosos “explosivos de fabricación casera” y se han incautado de “un ingente arsenal de paquetes bomba”.

Del mismo modo, 40 personas habrían perecido en la provincia de Alepo, en el noroeste del país, y 28 en Deir al Zor, en el este de Siria, una de las escasas regiones dominadas por los rebeldes.

De confirmarse estas cifras, éste sería uno de los fines de semana más sangrientos desde que comenzase la revolución en marzo del pasado año.

Por otra parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, cuya base se encuentra en Reino Unido, ha denunciado el fallecimiento de 370 sirios, de los cuales 174 serían civiles, 21 miembros del Ejército Libre Sirio (ELS) y “no menos de 39 miembros de las fuerzas de seguridad sirias”.

Esta organización rebaja a 186 los muertos en el barrio periférico damasceno de Dareya, de los cuales 120 aún no han podido ser identificados, siempre según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Naciones Unidas estima que más de 18.000 personas han perdido la vida, fruto de la represión y los combates entre el ELS y el Ejército sirio en los 18 meses de revueltas. No obstante, la oposición siria eleva dicho balance mortal por encima de las 20.000 víctimas.

Estos informes publicados por las organizaciones activistas sirias no pueden ser corroborados de forma independiente debido a la ausencia de periodistas sobre el terreno.

Entre los asesinados este fin se semana se encuentra el jefe de la Dirección de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas Sirias, el teniente Jamil Hassan, quien ha sido sorprendido en su oficina de Damasco por uno de sus asesores, según informan fuentes de la oposición este domingo.

El papel primordial de Irán en la resolución del conflicto

El Gobierno sirio ha reincidido este fin de semana en el papel clave que puede desempeñar Irán para desencallar la situación actual y acelerar el fin del conflicto, según ha indicado el ministro de Reconciliación Nacional de Siria, Alí Haidar.

En un comunicado emitido a su llegada de Teherán, donde se ha reunido con varios miembros del Ejecutivo de Mahmud Ahmadineyad, Haidar describe a Irán como “amigos del pueblo sirio”, ensalzando la aportación que puede realizar para propulsar la resolución del conflicto.

En concreto, Haidar subraya los numerosos puntos en común entre Damasco y Teherán acerca de su rechazo frontal a cualquier tipo de intervención extranjera, según ha informado la agencia de noticias estatal siria, SANA.

El ministro de Reconciliación Nacional ha precisado que Irán apela por hallar una “solución política” a la crisis que vive Siria que represente “los mejores intereses del pueblo sirio”, lejos de ingerencia extranjera y la violencia.

Irán ha intensificado este fin de semana las gestiones diplomáticas para abordar la situación en Siria y el contagio que está experimentando Líbano con los gobiernos de ambos países, con vistas a la cumbre del Movimiento No Alineado que se celebrará en Teherán esta semana.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Alí Akbar Salehi, ha delimitado las primeras líneas rojas de cara a la cumbre: el plan de paz trazado por el anterior enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, es la base sobre la que ha de partir la solución al conflicto sirio, según ha recogido la cadena iraní HispanTV.

Así pues, una delegación de parlamentarios iraníes, entre los que se encuentra el presidente de la Comisión parlamentaria de Seguridad Nacional y Política Exterior de Irán, Alaeddin Boroujerdi, ha llegado este sábado a Damasco para reunirse con el Gobierno de Al Assad.

“Estamos tratando expandir nuestras relaciones y acrecentar la cooperación parlamentaria entre los dos países”, ha puntualizado el ‘número dos’ de la Comisión, Mansur Haqiqatpur, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias estatal iraní Fars.

Entretanto, el viceministro de Asuntos Exteriores, Hosein Amir Abdollahian, se reunió el pasado sábado con el primer ministro libanés, Najib Mikati; con el presidente del Parlamento, Nabih Berri, y el ministro de Exteriores de Líbano, Adnan Mansur.

Irán, que tiene estrechos vínculos con el partido-milicia chií Hezbolá, ha reafirmado su apoyo a las autoridades libanesas para contener la violencia que se desborda desde Siria.

Abdollahian ha insistido en que los rebeldes, a los que se ha referido con la descripción de “terroristas armados” a la que recurre Damasco, están siendo derrotados y ha dado un espaldarazo al presidente Al Assad.

Asimismo, ha recordado a sus interlocutores libaneses la influencia de Irán en la región, según ha informado la agencia estatal de noticias iraní IRNA, ensalzando “el buen estado” de las relaciones bilaterales y las “grandes capacidades” que estas proveen a ambos países.

Sin embargo, Abdollahian ha reconocido que los enfrentamientos que se están registrando en el norte de Líbano entre partidarios y detractores de Al Assad son “inevitables”.

“Estamos intentando mantener a Líbano lejos de las consecuencias de los retos y los eventos que están teniendo lugar en la región, y esperamos que con la ayuda de Irán y del Gobierno sirio, (Líbano) pueda solventar esta fase”, ha señalado.

En este sentido, Berri, muy cercano a Hezbolá, ha agradecido a Irán su apoyo a nivel regional e internacional al Gobierno sirio, en un momento en el que Oriente Próximo está viviendo una “situación delicada” y “los enemigos están tratando de crear desunión y diferencias” en la zona.