automovilismo > encuentro solidario

“Esta es mi medalla de oro”

Foto:DA

ÁLVARO DÍAZ | Santa Cruz de Tenerife

Fue una jornada inolvidable gracias a la fuerza de nuestro automovilismo. Los veteranos de la Escudería Drago, que están inmersos en la tarea de su refundación, recuperando actividades sociales y deportivas, han plasmado dos objetivos iniciales e inmediatos: creación de un Comité de Solidaridad para llevar consuelo moral y calor humano a aquellos compañeros que estén atravesando momentos especiales y, en segundo lugar, recuperar la Subida de Juncalillo, primera prueba que organizó la Escudería Drago el 20 de febrero de 1972 y que actualmente se encuentra inactiva desde la temporada 2003.

La primera actividad de estos veteranos ha sido precisamente la de ofrecer una jornada de compañía y máximo afecto a Ángel Manuel Domínguez Quijada Nono, el piloto tinerfeño, que desde hace dos años está llevando con ejemplar entereza un problema de leucemia, siempre alentando la esperanza de ese salvador trasplante de médula.

Así, los miembros de la Escudería Drago comunicaron su proyecto a una serie de pilotos tinerfeños, especialmente aquellos que compartieron actividad deportiva con Nono y así, una treintena de amigos acudieron a La Orotava para brindar a Domínguez una jornada inolvidable de emociones, recuerdos y sobre todo de afectos, de grandes afectos de ida y vuelta que fueron compartidos por su esposa Pilar e hijos.

Lugar de la cita: Hotel Sabor Canario, una casona señorial del siglo XVI, que por la iniciativa empresarial del propio Nono y sus hijos se ha convertido en un singular restaurante y alojamiento turístico. Situado en el corazón histórico de La Orotava, acaba de ser cerrada al tráfico la céntrica calle de La Carrera y una terraza es prolongación urbana del establecimiento.

Lagrimas de alegría

La terraza del Hotel Sabor Canario y La Carrera -nombre predestinado- se convertían en el punto de encuentro de los amigos de Nono Domínguez al amparo de la sombra del venerable caserón. Abrazos casi interminables y más de una lágrima, por supuesto de alegría. Tras desgranar recuerdos, vivencias y anécdotas múltiples, se pasaba al almuerzo de genuinamente canario, en cuyo brindis previo, Nono manifestaba,“esta es mi medalla de oro”.

Nono terminó su breve parlamento llamando a su lado a Ángel Díaz y Cayetano Mejías, sus amigos y cofundadores del aquel Auto Club Tagor 4 que durante varias temporadas fue el faro guía del automovilismo en el norte de Tenerife y con su sede en el inigualable marco del centenario Liceo de Taoro. Al término de los postres, Orlando Alonso tuvo el encargo de leer a los asistentes un escrito preparado por Nono, ya que él consideraba imposible hacerlo sin verse traicionado y enmudecido por la emoción.

Foto:DA

Recuerdos

Juan José Alonso entregó a Nono un ejemplar del libro 50º Aniversario del Rally Gran Canaria y Orlando Alonso el trofeo de 5º de la general que había obtenido en la III Subida de El Portillo, en abril de 1977, exaequo con Nono, pero el trofeo se lo entregaron al grancanario por detalle de cortesía hacia el visitante.

[apunte]

Carta de Nono

”Hola chicos, me alegra muchísimo verles a todos juntos como en los buenos tiempos, pero ya relajados, ya que no hay esa tensión de la presalida de los rallies, con lo que eso nos suponía a todos los que hemos tenido la suerte de haberlo pasado”, comenzó diciendo Ángel Manuel Nono Domínguez en su escrito y que fue leído por Orlando Alonso (en www.motorchicharrero.com está la carta íntegra).

El casco Nono siempre e, incluso, muy recientemente, había mostrado su admiración por el casco de Hilario Gómez y su singular diseño. El bueno de Hilario tuvo la feliz idea de buscar y buscar una réplica de ese casco y lo pintó de negro con sus características estrellas de plata. Y por si fuera poco, le colocó en el interior un reloj de Lancia. Cuando Nono abrió el envoltorio la felicidad de ambos fue indescriptible.

Gracias y gracias Nono, que pese a sus circunstancias estuvo increíblemente entero todo el día, en ese momento no pudo contener las lágrimas. Y seguro que brotaban desde lo más profundo de su noble corazón.

[/apunte]