puerto de la cruz>

Hasta 1.500 euros de multa por beber alcohol en la calle

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Contra el botellón, acción directa. El grupo de Gobierno (CC-PP) en el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz procedió hace unos días a la aprobación del procedimiento sancionador de la ordenanza de Convivencia Ciudadana que posibilita multar a todas aquellas personas que consuman bebidas alcohólicas en la vía pública. Así, las sanciones consideradas leves tendrán un cargo de 100 euros, las graves de 750 euros y las consideradas muy graves, una multa que puede ascender a los 1.500 euros. Incluso, se va a incoar los expedientes sancionadores de la actuación de la Policía Local durante la semana pasada por el consumo de alcohol en la calle, con su correspondiente multa, según fuentes municipales. Los padres de los menores que incumplan esta ordenanza serán notificados de inmediato con su perceptiva sanción.

Botellón bajo control

La idea prioritaria del Gobierno local es poner fin al botellón en el centro de la ciudad y evitar así la “mala imagen” producida, por ejemplo, durante la celebración de la Embarcación de la Virgen de El Carmen el pasado mes de julio, donde se produjeron numerosos incidentes relacionados con la ingesta de alcohol.

Por lo tanto, los responsables municipales quieren hacer eco de este nuevo cumplimiento para que los ciudadanos estén prevenidos y entre todos conviertan a la ciudad en un espacio libre de botellón. A partir de ahora, imágenes como los encuentros multitudinarios en lugares de concentración de ocio nocturno o calles aledañas serán los focos principales donde los cuerpos de seguridad actuarán para hacer cumplir la ordenanza y evitar así los botellones portuenses.

“Vamos a erradicar los comportamientos que vayan contra la convivencia entre los ciudadanos; queremos un Puerto de la Cruz donde se pueda disfrutar del ocio nocturno dentro de los parámetros del respeto y la armonía ciudadana”, indicó un responsable municipal. El alcalde de la ciudad, Marcos Brito, ya había anunciado la toma de medidas adicionales para evitar las imágenes vividas durante las últimas fiestas celebradas en el mes de julio.