Santa Cruz >

José Manuel Dorta, nuevo gerente de Urbanismo

GERENCIA URBANISMO-SANTA CRUZ
Con los nombramientos de Dorta y del Toro se pretende dar un nuevo rumbo a la Gerencia de Urbanismo. / DA

N. TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El hasta ahora secretario técnico de la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Dorta Delgado es, desde principios de agosto, el nuevo gerente del órgano responsable de la planificación territorial del municipio. Dorta accede al cargo tras la renuncia el pasado mes de junio de Eduardo Risueño, que estuvo al frente de la gerencia durante los últimos tres años.

El concejal de Urbanismo de Santa Cruz, José Ángel Martín Bethencourt, defiende la apuesta por “personal de la casa”, funcionario de la gerencia y que, según palabras del edil, “ha demostrado una gran capacidad de gestión, conocimientos jurídicos y además ha tenido un comportamiento ejemplar durante su desempeño como secretario técnico”. Martín explicó que había posibilidad de traer a un profesional de fuera “pero apostamos por personal que conoce la gerencia desde dentro”.

El puesto que deja vacante Dorta, será ocupado por la letrada María Luisa del Toro Villavicencio, también funcionaria de la gerencia y hasta ahora abogada jefa de la sección de Gestión Urbanística.

Nuevo rumbo

Con estos dos nombramientos se pretende dar un nuevo rumbo a la Gerencia de Urbanismo, tal y como ha defendido Martín desde su llegada a la concejalía, quien ha repetido una y otra vez su plena confianza en la capacidad de los técnicos de la casa. Tras la dimisión de Risueño, Bermúdez aseguró que su marcha serviría para “la mejora y modernización de la estructura organizativa de la Gerencia”.

José Manuel Dorta accedió a la Gerencia de Urbanismo en 2007 como técnico de Administración General y sustituye a Eduardo Risueño, quien dimitió el pasado mes de junio en medio de la polémica generada en torno a la ampliación del plazo para aprobar el Plan General de Ordenación (PGO) de Santa Cruz.

Desde la llegada a la alcaldía del nuevo equipo de gobierno, Risueño había sido puesto en entredicho tanto por ser considerado por algunos un hombre de Zerolo como por el hecho que su nombre apareciera en la denuncia del Ministerio Fiscal por la supuesta manipulación del PGO aprobado en 2006, por el que está imputado el secretario municipal, Luis Prieto.