Santa Cruz >

La ayuda a domicilio de unos 500 mayores aún tardará dos semanas

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Los trabajadores se manifestaron el martes ante el Consistorio. / J. GANIVET

El Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) de Santa Cruz asegura que son 470 los mayores del municipio que ya han gestionado el servicio de ayuda a domicilio sustitutorio y que cerca de 300 ya comenzaron a recibirlo ayer mismo, todo después de que el pasado martes se aceptara definitivamente la renuncia de la cooperativa Mararía a seguir con el servicio. Así lo afirmó ayer el consejero delegado del IMAS, Javier Gutiérrez, quien explicó que, a partir de hoy, las Unidades de Trabajo Social (UTS) estarán a pleno rendimiento citando y atendiendo al siguiente grupo de mayores que recibirán el servicio sustitutorio, unas 250 personas y la próxima semana se comenzará a citar a los más de 200 restantes. Según las estimaciones del IMAS, donde más movimiento habrá será en las UTS de Los Gladiolos, Ofra y La Salud, puesto que en estas zonas es donde se concentra más población mayor que tiene ayuda a domicilio. “De los más de 1.000 usuarios que cuentan con esta prestación, cada una de estas UTS tendrá que atender a unos 300 desde mañana”, señaló Gutiérrez.

El consejero delegado del IMAS insistió en que “los dispositivos están preparados, los mayores vienen avisados de forma que se hace la gestión en el momento y se hace todo de una vez”. Gutiérrez admite que “habrá un poquito de agobio a partir de mañana” pero asegura que “tenemos capacidad para poderlo llevar”.

Empresas

Desde el IMAS se ratificó que ayer salió el primer grupo de personas que va a recibir el nuevo servicio que sustituye al de ayuda a domicilio. “Este cupo de 500 personas ya cuentan con todo el trámite solucionado y sabemos que están contratando con las empresas sobre la marcha”, detalló Gutiérrez. Según los datos del Ayuntamiento, las empresas de mayor tamaño están contratando entre 60 y 70 servicios de ayuda a domicilio mientras que las más pequeñas lo hacen entre 20 y 40. Algunos usuarios se quejaban el martes de que al llamar a estas empresas recibían como respuesta que ya tenían el cupo lleno, negando la contratación.

De las 500 que tienen ya gestionado el servicio, según Gutiérrez, “nos consta que hay alrededor de 200, casi 300 personas, que ya están recibiendo el servicio nuevo”.

La intención del IMAS es que del grupo de 500 personas a las que se avisó ayer de la nueva situación, todas puedan haber hecho la contratación y reciban el servicio entre mañana y pasado. “Entre esos tres días tendrán ya el servicio alternativo aunque algunas ya lo tienen hoy”, insistió el consejero delegado del IMAS. Será ya la próxima semana cuando se cerrará que el segundo grupo, de unas 250 personas, cuenten con el servicio de ayuda a domicilio.

Selección

En cuanto a la selección de las personas que reciben en primer lugar esta ayuda a domicilio, se hace en función de los factores de vulnerabilidad, explicó Gutiérrez: “Son personas encamadas, con discapacidad, sin apoyos o que no podían ir a las oficinas”. “Lo que hicimos, continuó, fue que los trabajadores sociales se desplazaran a los domicilios con toda la documentación, realizado la gestión completa allí”.

El segundo grupo, con menos factores de vulnerabilidad y compuesto por mayores que suelen tener contratados servicios de limpieza una o dos veces por semana o acompañamientos a gestiones, serán citados en las oficinas a partir de hoy. “Esperamos que el martes o miércoles de la próxima semana podamos tener un segundo grupo de personas que ya estén contratando servicios”. El tercer grupo de usuarios de la prestación de ayuda a domicilio, otras 200 personas, entrarían inmediatamente después. “Vamos a intentar que a lo largo del mes de agosto todas las personas tengan su servicio de ayuda a domicilio sustitutorio en funcionamiento”.

En cuanto a la forma de pago de estos servicios, el IMAS asegura que el dinero no se entrega directamente a los mayores. “Tenemos que asegurarnos de que la persona que recibe el servicio no habilita el dinero para otras cuestiones”, aclara Gutiérrez. La fórmula que se ha buscado es que el mayor contrate con la empresa que desee y que presente al IMAS la factura del servicio entre los días 1 y 5 de cada mes. “Una vez que recibimos la factura, hacemos un abono indirecto a la empresa”. Para las personas que no puedan desplazarse, serán las trabajadoras sociales de zona las que se hagan cargo de la gestión.

[apunte]

Gestión

Desde el Partido Popular de Santa Cruz, el concejal Óscar García, aplicó a la información dada por el IMAS el “principio de veracidad” advirtiendo de que la realidad de los mayores con ayuda a domicilio se constatará en los próximos días. Para el edil popular, la situación vivida con la cooperativa Mararía, demuestra que las administraciones, “deben cuidar al máximo el pago a los proveedores porque la falta de rigor en esas obligaciones lleva a situaciones tan desesperadas como la que viven en este momento los 200 trabajadores de la cooperativa”. “Qué hubiera sido de muchas pequeñas empresas sin el plan de rescate del Gobierno central”, se pregunta García. El concejal popular acusa al Ayuntamiento de Santa Cruz de haber visto el problema con Mararía “y no ha querido ni que le rozara a pesar de que sabe que es consecuencia de su dejadez”.

El edil popular recordó que la tardanza en los pagos a Mararía en los años 2008 y 2009 relacionados con la gestión del comedor del albergue, llevaron a la cooperativa a la actual situación de deuda con la Seguridad Social. García se mostró muy preocupado por el futuro de los trabajadores calificando de “drama” el hecho de que se pierdan 200 puestos de trabajo. Al PP también le preocupa las demandas a las que tendrá que hacer frente el Consistorio santacrucero: Seguridad Social, trabajadores y de la propia Mararía.

[/apunte]