Santa Cruz >

La marea desbarata los planes para reabrir la avenida de San Andrés

Al mediodía comenzaron a saltar las primeras olas para, ya en la tarde (tres últimas fotos), dejar la avenida de nuevo llena de piedras. / FRAN PALLERO – JAVIER GANIVET


NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Después de una semana de trabajos, en la tarde del viernes debía reabrirse al tráfico el nuevo tramo de la avenida Marítima de San Andrés, la misma que hace un año el fuerte oleaje destrozó. Sin embargo, ese mismo mar ayer desbarató los planes del Ayuntamiento para la reapertura de este espacio, porque volvió a saltar, como ya lo ha hecho, según los vecinos unas cuatro veces este mes. Bastaron tres olas seguidas y más largas de lo normal para rebasar la avenida y llegar a las calles del interior de San Andrés. Afortunadamente, no provocó daños personales ni materiales, aunque los vecinos temieron que se repitiera la imagen del año pasado cuando el pueblo se vio anegado tras la subida de la marea.

“Ha dejado la avenida llena de piedras y se ha levantado parte del piche que habían puesto por la mañana”, explicaba Beneharo Hernández, representante de la Plataforma San Andrés-Frente Litoral. “Además se ha llevado por delante las protecciones new jersey que pusieron, demostrando que lo que han han hecho no sirve para nada”, añadió. Enfadados y hartos, así se mostraron los vecinos que se concentraban en la avenida justo después de que las olas rebasaran las piedras y así se lo hicieron saber al concejal de Obras y Servicios, Dámaso Arteaga, que estaba supervisando la situación. “Es una verguenza”, decían algunos con respecto a la tardanza para comenzar la obra, mientras que otros añadían que, “solo han colocado cuatro parches y unos aparcamientos donde nadie va a dejar los coches porque se los lleva el agua”. La exigencia sigue siendo la misma, la construcción de la escollera.

Las expectativas para este fin de semana no son nada alagüeñas porque es previsible que el mar siga saltando, por eso, según informó el Ayuntamiento, las obras se han paralizado y se ha dispuesto un dispositivo formado por Policía Local, Protección Civil y personal de Urbaser, ante la previsible subida de marea en las próximas horas y días. Desde el Ayuntamiento se valoraba que “afortunadamente, no hay que lamentar daños personales ni materiales y tan solo se ha tenido que retrasar la apertura del nuevo tramo de la avenida Marítima”. Será el lunes cuando se remate la obra, si el mar lo permite.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, afirmó que, “Costas debe invertir lo necesario para que la protección de la avenida Marítima de San Andrés sea realmente efectiva”. Añadió que “parece claro que la protección proyectada y realizada por Costas no ha funcionado, y por este motivo exigimos la inversión necesaria para que los vecinos estén protegidos ante nuevos fenómenos costeros”. Precisamente, estas declaraciones fueron duramente criticadas por la Plataforma de San Andrés que aseguró que, “no hacen más que echarse la culpa unos a otros, como si el Ayuntamiento no tuviera nada que ver con esto”.

Durante la mañana, cuando aún no había saltado el mar, los comerciantes de la avenida se mostraban esperanzados con la reapertura de la vía, para los que el último año, “ha sido muy duro”. Carteles de “Se vende”, “Se alquila” o “Se traspasa”, salpican los establecimientos de la avenida donde algunos aún resisten como la cafetería Monterrey, en la que Fernando Hernández se mostraba escéptico con los nuevos aparcamientos, “yo no pienso aparcar el coche ahí”, decía. El mar le dio la razón horas más tarde.

Desde la Marisquería Ramón, sus propietarios, Óscar y Ramón Plasencia, se mostraba más optimistas: “Ya era hora de que la abrieran, ha sido un año malo, con un 60% menos de negocio”. Para ellos que la avenida esté cerrada “hace más daño que el que hace el mar”.