la gomera> incendio forestal

1.100 personas permanecen evacuadas de sus casas, mientras sigue el debate político

Fotografías: Carmen Padilla/Luis Plasencia


AGENCIAS – DIARIODEAVISOS.COM | Santa Cruz de Tenerife

A medida que crece el optimismo sobre la evolución del incendio que desde hace diez días afecta a La Gomera, donde aún hay más de un millar de evacuados y un frente sin control, el debate político se recrudece, con reproches y acusaciones entre los gobiernos central y canario.

Pese a la mejora de las perspectivas en la lucha contra el fuego, gracias a la evolución del tiempo y a la intensificación de las tareas de extinción desde el aire y desde tierra, está descartado que al menos en las próximas 24 horas se pueda hablar de control.

El perímetro del incendio abarca 1.088 hectáreas y siguen unas 1.100 personas evacuadas, la mayoría del municipio de Vallehermoso, en cuyas cumbres se localiza el frente más activo.

El fuego avanza con bastante más lentitud que ayer gracias a que va contra el viento y contra la pendiente.

Además, se ha organizado un “carrusel” de descargas aéreas gracias a la presencia de seis helicópteros y siete hidroaviones, dos de ellos ofrecidos por Marruecos.

La menor potencia de las llamas ha permitido también un mayor protagonismo de las brigadas que desde tierra tratan de flanquear el frente norte.

En tierra trabajan unas 180 personas en cada turno de doce horas, entre brigadas forestales y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Las previsiones meteorológicas son positivas, con una entrada definitiva de los alisios mañana y el consiguiente aumento de la humedad, pero Humberto Gutiérrez, jefe de servicio de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, descartó “absolutamente” un posible control del incendio en las próximas horas.

La relativa estabilización de las llamas en el resto del área del incendio ha permitido el regreso a sus casas de la mayoría de los evacuados el lunes, entre ellos los habitantes de Valle Gran Rey, excepto los vecinos de las 39 casas que resultaron afectadas por las llamas.

Mientras en el escenario del incendio sigue la lucha contra el fuego, los políticos han abierto otro frente de acusaciones y reproches sobre responsabilidades políticas y disponibilidad de medios.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, pidió que al menos dos o tres de los cinco hidroaviones enviados por el Ministerio de Agricultura por el incendio forestal de La Gomera, permanezcan hasta el final del verano en las islas.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, criticó al Gobierno de Canarias por no haber contratado más medios aéreos, como han hecho otras regiones, al tiempo que defendió la respuesta del ejecutivo central “en tiempo real” a las peticiones de ayuda.

El Gobierno de Canarias (CC-PSOE) contestó al ministro a través de su portavoz, Martín Marrero, para quien Arias Cañete no está facultado para criticar “cuando es público y notorio que mientras media España ardía él estaba en los toros”.

El PP de Canarias se sumó al debate sobre el fuego y su secretario general, Asier Antona, atribuyó al presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo (PSOE), la responsabilidad política por la reactivación del fuego, ya que, sin estar extinguido, la semana pasada pidió la rebaja de la alarma, de manera que la dirección de la extinción pasó a manos de su corporación.

La locuacidad de los políticos contrasta con el silencio en el evacuado pueblo de Vallehermoso, donde el vuelo incesante de los hidroaviones es el único sonido que rompe la quietud, una falsa sensación de placidez ante la ausencia de unos vecinos que aguardan con inquietud buenas noticias acerca del fuego.