sociedad >

Las donaciones locales al Banco de Alimentos crecen el 70% en 2012

Bancoteide tiene su sede en Mercatenerife, donde posee una nave donde almacena los alimentos. / J. GANIVET

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La crisis económica está poniendo a prueba la solidaridad ciudadana con los colectivos más vulnerables. Estos, especialmente los desempleados mayores de 45 años y los inmigrantes en situación irregular, son los principales damnificados por una recesión que no parece tener fin. Para responder a las necesidades más urgentes de los colectivos en situación de exclusión social, Canarias cuenta con dos bancos de alimentos provinciales, que se han convertido en el único salvavidas de muchas familias del Archipiélago. En concreto, el Banco de Tenerife (Bancoteide) tiene en la actualidad más de 25.000 beneficiarios y colabora con más de 130 entidades de la provincia.

Según sus últimos datos, a fecha 31 de julio habían recogido 476.970 kilos de alimentos, el 20% más que en el mismo periodo de 2011. La cifra es especialmente significativa si tenemos en cuenta que el 70% de los víveres recogidos hasta ahora han llegado gracias a donaciones locales -empresas y particulares-, ya que las aportaciones del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) -que era el principal suministrador de los bancos de alimentos nacionales- han disminuido cerca del 60%.

No en vano, según explica a este periódico el nuevo presidente de Bancoteide, Hernán Cerón Espino, “con respecto al año 2011, los kilos recibidos de Europa a través del Fega en la primera fase fueron 411.913. Esto significa que al final de este año se confirmará una disminución alarmante y preocupante de estas ayudas”. Desde su constitución en abril de 2006, el Banco de Alimentos de Tenerife ha estado colaborando con el Fondo Español de Garantía Agraria en la ejecución del Programa de distribución de alimentos procedentes de existencias de intervención de la Unión Europea (UE). “Se trata de encauzar los excedentes que recoge la UE entre la población necesitada”, denota Hernán Cerón, quien recalca que “la adjudicación de estos alimentos se realiza desde la Península, dentro del programa de reparto Federación nacional, aunque la aquí controlamos que todo llegue a buen fin”. Además, Bancoteide recibe los excedentes alimentarios que se originan en la Isla, provenientes de empresas y particulares, y los distribuyen entre las ONG y entidades que los han solicitado.

Acuerdo con la Fecam

En 2011, la entidad tinerfeña firmó un convenio de colaboración con la Federación Canaria de Municipios (Fecam), con el fin de poner a disposición de los ayuntamientos alimentos que sean distribuidos luego entre los más necesitados.

“También contamos con la ayuda del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) del Ayuntamiento de Santa Cruz, que nos sufraga buena parte de nuestros gastos de gestión”, recalca Cerón, que destaca la importante ayuda recibida por la empresa Lidl, que ha donado más de 90.000 kilos este año.

“Este año se ha iniciado el envío de alimentos a la isla de La Palma, donde ya se han distribuidos 3.756 kilos”, arguye el presidente del banco tinerfeño, que deja claro que la organización ha utilizado sus propios recursos para el transporte y distribución de los productos. “Estamos en conversaciones con algunos organismos oficiales de La Palma para disponer de una nave donde se puedan almacenar los alimentos, que en el futuro deberían recogerse en la isla, con la ayuda solidaria de empresarios y la sociedad en general, a través de donaciones periódicas, ‘operaciones Kilo’, etc.”, expone Hernán Cerón, que llegó a la Presidencia de la entidad el 17 de julio.

“El perfil de los demandantes está cambiando, ya que ahora no sólo nos encontramos personas que viven en la indigencia, también familias de clase media que han perdido sus trabajos y no cuentan con ningún tipo de prestación ni ayuda”, concluye el responsable de Bancoteide.

[apunte]

Más productos

El Ministerio de Agricultura distribuirá este año 67,4 millones de kilos de alimentos para personas con escasos recursos. La mitad de esos alimentos será repartida por los bancos de alimentos. Como novedad, en 2012 la normativa comunitaria ha permitido ampliar la gama de productos que se pueden adquirir para ser distribuidos entre los más necesitados, de manera que, además de lácteos (leche UHT y leche de continuación en polvo) y cereales (pasta, galletas, cereales infantiles), por primera vez se han podido incorporar legumbres, aceite de oliva, conservas de pescado, así como zumos, fruta en conserva y alimentos infantiles. La ‘cesta’ elaborada por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), que ha contado con la colaboración de expertos de nutrición, está compuesta por 16 productos de fácil transporte y almacenamiento, poco perecederos y de carácter básico.

[/apunte]