tenerife > sur

Los tesoros que alberga el paraíso

Las escuelas de buceo en Las Galletas atraen a los turistas. / AMANDA LUESMA

AMANDA LUESMA | Arona

Son muchos los turistas que visitan nuestra Isla en busca de sol, descanso y playa. Pero también hay muchos otros que nos conocen por la calidad de estas aguas profundas y cristalinas que albergan grandes tesoros. No, no de esos por los que los piratas luchaban constantemente por conseguir las monedas de oro, guardadas en pequeños cofres, sino de tesoros visuales, de esos que emocionan al que los ve y hace que viva una experiencia única. Así es el buceo en la Isla.

En Las Galletas, un pequeño pueblo de 7.543 habitantes, pureza y tradición se combinan a la perfección con las nuevas tendencias. “Aquí todo el mundo es bienvenido”, comenta Miguel, uno de esos hombres entrañables que es conocido por todo el mundo. Y tiene razón, en Las Galletas se puede ver la cohesión de diferentes culturas y de diferentes nacionalidades.

Y una prueba de ello es Yaci, el propietario de ScubaYaci uno de los ocho centros de buceo que existe en Las Galletas. Él es argelino, nacionalizado italiano y suizo, que desde hace seis años ofrece todo tipo de cursos de buceo: desde los más iniciados a los menos experimentados.

Se le nota que es uno más en el pueblo ya que mientras habla saluda por la ventana a una mujer a la que llama “la jefa de Las Galletas”.

Yaci no sólo ofrece “la calidad suiza”, que dice, sino que brinda su hospitalidad y amabilidad. Se puede comprobar sólo entrando al espacio que regenta. Las Galletas quiere ser capital canaria del buceo y, por los fondos marinos que tiene, podría llegar a serlo.

Peces cartilaginosos, del tipo mantas, rayas, tortugas, anguilas o incluso algún tiburón bentónico, son parte de esta gran riqueza. El buceo sin duda se puede convertir en una de las principales atracciones futuras de cara al turismo. Y es que las cuevas que se produjeron al contacto de la lava con el agua son algo que llama mucho la atención al turista que reclama estos servicios, normalmente alemanes, belgas o franceses.

El Médano sigue siendo un referente en Canarias para la práctica de deportes acuáticos. / AMANDA LUESMA

El viento de El Médano

Pero el Sur no es sólo rico en las profundidades marinas, también lo es en los deportes acuáticos de superficie. El kitesurf y el windsurf son otros de los atractivos de nuestras aguas. El viento en esta parte de la lsla es su mayor aliado. Marion Gahmig lo sabe, ya que dirige desde hace más de 25 años un local especializado en estos dos deportes en auge. El Médano es el sitio elegido y cumple a la perfección todos los requisitos necesarios para volar sobre el agua. Se han ganado la fama, por eso es una de las escuelas más reconocidas en el Sur, no sólo porque llevan muchos años haciendo lo que mejor saben, sino porque inician a los clientes y les dan la confianza para que ellos sigan aprendiendo de manera individual.

[apunte]

El auge del ‘kite’

Surf&Kite Center Playa Sur, en El Médano, cuenta con cinco monitores de kitesurf cualificados y con unos cuantos idiomas en su currículum. Marion es alemana, pero habla a la perfección el castellano, por eso la gran mayoría de su clientela es de origen germano. “Aunque ahora empiezan los rusos”. Mientras habla, atiende a un chico joven que viene a reservar hora para poder practicar kitesurf. No es la primera vez que viene: “Hace dos años estuve aquí”, comenta en inglés. Marion dice que son muchos los clientes que repiten ya que quedan maravillados con el paisaje de las playas de El Médano. “Ahora es temporada alta y estamos todo el día trabajando. El resto del año es bastante más tranquilo”, subraya. Ya se sabe, un clima privilegiado hace que los deportes así se practiquen todo el año.

[/apunte]