santa cruz >

Más de 1.600 metros de cable robado en lo que va de año en la capital

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El robo de cable de cobre se realiza principalmente en las farolas. / DA

Los actos vandálicos en la ciudad de Santa Cruz han ido en aumento en los últimos meses como demuestra el hecho de que, en lo que va de año, el Ayuntamiento ha tenido que reponer 1.645 metros de cable de cobre, sustraído principalmente del alumbrado público. Otro de los indicadores es el incremento en el robo de imbornales, lo que ha obligado a los operarios municipales a la sustitución de tres arquetas y al sellado de otras 56. Como dato orientativo del coste de estas intervenciones, la reposición de cada una de estas arquetas tiene un valor de 324 euros, mientras que, por ejemplo, el recableado entre el barranco de Santos y la calle Benahoare ha supuesto un importe de 5.967 euros.

Estos datos se encuentran recogidos en la memoria de gestión de espacios públicos de la Concejalía de Obras y Servicios Públicos para los primeros seis meses de 2012. Según este informe, desde mayo de 2011 hasta mayo de este año, la cifra en estos espacios fue de 900, resolviéndose el 100% de las incidencias detectadas. El concejal de Obras y Servicios Públicos del Ayuntamiento, Dámaso Arteaga, confirma que “los actos vandálicos se siguen produciendo y se han incrementado”. El edil señala que los robos de cobre del alumbrado público y de las tapas de alcantarilla son los actos que más se han incrementado. “Después está la quema de contenedores que también siguen dándose; o las pintadas, cuya limpieza cuesta a todos los ciudadanos porque se emplea mucho tiempo en quitarlas, tiempo se detrae de otras actuaciones de limpieza”. Ya en 2011, y según los datos de la memoria de la Policía Local de Santa Cruz, este tipo de incidencias aumentaron notablemente con respecto a 2010. Concretamente, se produjeron 409 actos vandálicos más, situándose en un total de 963.

Ensuciar menos

Arteaga asegura que en materia de limpieza “no se puede hacer más”, porque, “lo razonable es que todos colaboremos y no se trata de limpiar más, sino de ensuciar menos”. “Es mucho más económico esto último y en los momentos en los que estamos tenemos que ayudar todos”, añade Arteaga, quien insiste: “Podemos hacer un mayor esfuerzo, ir más veces, pero al final es un esfuerzo económico y el objetivo es que los ciudadanos se conciencien de lo que cuesta la limpieza”. Precisamente para llevar a cabo esa concienciación, explica el concejal,“tenemos prevista una actuación de comunicación para hacer partícipe al ciudadano de que ensucie menos, además de detectar los puntos en los que más se tiran escombros y se producen este tipo de problemas, para que nos ayuden a mantener las vías”. “Hemos llegado a un momento en el que, económicamente, el Ayuntamiento no puede limpiar mas, sí mejor, pero no hay recursos para más”, apostilla Arteaga.

[apunte]

Indicadores

Control de llamadas. Hasta junio de este año se recibieron 315 llamadas para informar de incidencias y se resolvieron 270.

Accidentes de vehículos. La reparación de 16 columnas y de 19 luminarias es el resultado de los accidentes de tráfico que han afectado a los bienes en espacios públicos.

Reposición de lámparas. Desde la firma del nuevo contrato de mantenimiento -en enero de este año- se ha llevado a cabo la reposición de 2.258 lámparas, así como de su limpieza.

Limpieza de fuentes. La limpieza en las fuentes de la ciudad se realiza a diario; se lleva a cabo un análisis general cada mes y uno de legionella cada tres meses.

[/apunte]