cd tenerife >

Perera, el deseado

Jesús Perera
Jesús Perera sigue en la agenda de Quique Medina. / DA

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Jesús Perera sigue intentando desvincularse del Atlético Baleares para poner rumbo al Club Deportivo Tenerife, toda vez que el delantero sea el favorito de Quique Medina para poder ocupar esa posición antes del cierre del mercado. La otra opción, la de Guillém Martí, ariete menorquín del Ried austríaco, se ha activado después de las dificultades de Perera para poder lograr su libertad pero, curiosamente, Martí también interesaría al club de Palma de Mallorca.

Jesús Perera tuvo que asistir al encuentro de presentación del Baleares celebrado la pasada semana desde la grada, al no contar para Pep Sansó, entrenador del cuadro mallorquín, pero después de una conversación con su técnico el ariete ha vuelto a ejercitarse con total normalidad.

El Atlético Baleares está pendiente de la llegada de un nuevo delantero y un central que cierre su plantilla, por lo que resulta poco probable que dejaran abandonar el club a Perera.

Pero la permanencia de Perera en Mallorca podría no facilitar la llegada de Guillem Martí después de que fuentes cercanas al Atlético Baleares admitieran ayer a DIARIO DE AVISOS que la directiva blanquiazul está intentando dotar a su plantilla de un componente mucho más balear de lo que tuvo la campaña pasada en la que no lograr ascender supuso un serio inconveniente tanto en lo deportivo como lo económico.

Hace algo más de un mes el propio Martí indicó en una entrevista al diario Última Hora en su edición menorquina que “a pesar de tener contrato con el Ried mi intención es no seguir aquí”. Desde el entorno del club balear se considera a Martí “un jugador temperamental”, que encajaría perfectamente en su proyecto, pero la irrupción del CD Lugo podría dar al traste con cualquier posibilidad de fichaje que quisieran tinerfeños y mallorquines.

Después de varias temporadas con presupuestos sumamente modestos los lucenses vuelven a Segunda División con la posibilidad de aumentar su capacidad económica a la hora de acudir al mercado de fichajes.

Los lucenses parten con la ventaja de tener que ofrecer por normativa un contrato de un mínimo de 100.000 euros, una cantidad muy suculenta para el atacante, pero también imposible de alcanzar para el Club Deportivo Tenerife.