la palma> sanidad

Sanidad prevé nuevos recortes en el Hospital insular

EUGENIA PAIZ | Breña Alta

Varios cientos de manifestantes -entre trabajadores del Hospital General de La Palma, usuarios y representantes sindicales- recorrieron ayer el entorno del centro sanitario insular obligando al cierre temporal del tráfico. Lo hacían como medida de protesta ante los recortes que comenzarán a materializarse a partir del próximo lunes, y con los que se consigue un ahorro de 600.000 euros. Más allá de los motivos que han llevado a los empleados públicos del Servicio Canario de Salud a este acto de protesta, quedaría pendiente acometer otra serie de controvertidas decisiones por parte de la gerencia para reducir el gasto en otros 1,6 millones de euros más antes de final de año.

Pese a que fuentes autorizadas del Servicio Canario de Salud afirmaron ayer en declaraciones a DIARIO DE AVISOS que “la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) es algo que no nos hemos planteado”, varios miembros de la Junta de Personal del Hospital General afirmaron que “el gerente ha expresado abiertamente que el ERE se aplicará en caso de no consigan reducir el gasto en la medida en la se les ha exigido”.
Solo se han ejecutado, según los datos confirmados por este rotativo, el 27,2% de las reducciones previstas, lo que incluye el cierre de la planta cero, el servicio de triaje en Urgencias, la supresión de la planta de pediatría y del servicio de Urgencias en el centro ambulatorio de Santa Cruz de La Palma.

Urgencias en la capital

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, ha solicitado un encuentro con la consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, para conocer cómo afectarán los ajustes presupuestarios a la atención sanitaria en Santa Cruz de La Palma para garantizar la permanencia del servicio de Urgencias en el Centro de Salud de la capital. La reunión no se celebrará hasta principios del mes de septiembre, por lo que las próximas semanas estarán marcadas por la incertidumbre. Matos se mostró ayer muy preocupado por el posible desmantelamiento del servicio de Urgencias de la capital, cuyo ámbito de actuación es comarcal ya que atiende también a los vecinos de Puntallana, Breña Alta y Breña Baja. El alcalde cree que la calidad de la atención sanitaria en estos cuatro municipios podría verse seriamente afectada. “Creemos que estos ajustes deben hacerse desde la responsabilidad, el consenso, y el compromiso a la hora de mantener servicios públicos esenciales”, señaló.