investigación >

AlerGenética ya tiene en marcha su vacuna

ALERGENETICA
María del Rosario Díaz da instrucciones a uno de sus colaboradores. / SERGIO MÉNDEZ

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

La alergia es ya considerada como la cuarta enfermedad más grave del planeta. Miles de personas viven constantemente en ambientes que les dañan, hasta el punto que les incapacitan laboral y socialmente. Ante algunas de ellas ya hay ciertas soluciones pero, para otras, la ciencia ha avanzado menos. Es el caso de las alergias a los hongos, una patología que afecta al 5% de la población general y al 20% de los alérgicos a otros elementos. A este problema se añade uno mayor y es que los hongos se dispersan en el aire pudiéndose encontrar en cualquier lugar por lo que es muy complicado evitar su contacto.

AlerGenética es una empresa canaria de biomedicina y biotecnología instalada en el Parque Científico Tecnológico de Tenerife (PCTT) del campus universitario. Desde sus laboratorios que miran a la vega lagunera han protagonizado importantes hitos tanto empresariales como científicos. Los relacionados con la economía están en echar a andar una organización basada en la ciencia en Canarias. En materia de investigación tienen varios hitos importantes en el que destacan la consecución de un producto, su primera vacuna, que tiene el objetivo de curar la alergia a uno de los tipos de hongos más frecuentes en España y Estados Unidos. La terapia ya está probada a nivel pre-clínico, sus componentes principales están protegidos por patentes y, en breve, se iniciarán los ensayos clínicos en humanos.

María del Rosario Díaz Torres es una de las fundadoras de esta empresa. Es canaria, aunque vivió y trabajó muchos años en Estados Unidos donde evolucionó como científica y trabajó con las más importantes empresas del sector. En 2007, decidió regresar a su tierra y montar AlerGenética, SL, que ahora cuenta con ocho empleados. Pero no están solos y, colabora con otros importantes centros de investigación como el Instituto Pasteur en Francia, la Clínica Mayo en Estados Unidos, uno de los centros hospitalarios más grandes para afecciones por alergias, o la Universidad de Manchester en Inglaterra.

Uno de los grandes logros de esta empresa está en el abordaje de la alergia fúngica pues el método de AlerGenética es intervenir en el sistema inmune para lograr la curación de la alergia y no solo un tratamiento paliativo. “Hemos demostrado que hay ciertas células presentes en la sangre específicas y esenciales del sistema inmunológico que sirven como un buen modelo celular para estudiar reacciones alérgicas”, explica María y añade que “en este último año, hemos obtenido muy buenos resultados usando nuestra plataforma biotecnológica la que incluye ensayos con tratamientos curativos en modelos animales ”. Además, AlerGenética tiene evidencias de que esta nueva inmunoterapia no tiene toxicidad ni mayores riesgos que un control placebo y un grado de aceptación interesante ya que las inmunoterapias actuales suelen tener una tasa de abandono del 50% porque requiere un tratamiento de tres a cinco años y suelen tener efectos secundarios, mientras que el tratamiento curativo de AlerGenética solo duraría semanas y no tendría efectos secundarios.

La investigadora explica que su método, sin embargo, consiste en “una inmunoterapia donde al paciente se le suministra moléculas específicas (en forma de vacunas) que redirigen al sistema inmune para inhibir la cadena de los procesos alérgicos”. Este nuevo tratamiento no existe en mercado actual para ningún tipo de alergia.

Lo esencial de AlerGenética no es solo este producto sino que han desarrollado “una plataforma de terapia biotecnológica que ya se ha validado para el estudio de muchas otras moléculas con aplicación clínica”, remarca María del Rosario.

Además de estas líneas de investigación, están imbuidos en otros dos proyectos dentro del VII Programa Marco europeo en colaboración con distintos centros internacionales: uno de ellos es el descubrimiento de nuevos agentes antiinfecciosos mediante las interacciones entre hongos patógenos y el sistema inmune humano y otro estudia el papel de los hongos en el proceso de inducción de otras patologías como dermatitis seborréica y atópica, caspa, enfermedades inflamatorias, infecciones vaginales con cándida, soriasis y, por supuesto, alergias a hongos.