LA LAGUNA > Fiestas del Cristo

Apoteosis de solemnidad en Aguere

Los actos cívicos comenzaron con el tradicional traslado del Pendón de la ciudad, que congregó a numeroso público en las calles. / JAVIER GANIVET


DIARIO DE AVISOS | La Laguna

Una auténtica apoteosis de solemnidad vivió este viernes San Cristóbal de La Laguna en el día grande de las Fiestas del Santísimo Cristo, una jornada calurosa en la que parecía que todos los caminos de la Isla conducían hacia Aguere.

Por la mañana se abrió el programa de actos con el disparo de las tradicionales salvas a la salida del Pendón de la Ciudad desde las Casas Consistoriales para su traslado a la Parroquia de La Concepción, actual sede catedralicia, para incorporarse a las celebraciones religiosas principales acompañado por las autoridades civiles y militares.

En la plaza de La Concepción se recibió la representación oficial de la Casa Real, que este año ostentó el presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro Cordobez, quien recibió del Esclavo Mayor el bastón de plata de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud. El obispo Bernardo Álvarez, ofició la eucaristía, que predicó en esta ocasión el obispo de Ciudad Rodrigo, Cecilio Raúl Berzosa.

Ya por la tarde se celebró la procesión del retorno del Cristo, con las tradicionales visitas a los conventos de Santa Clara y Santa Catalina. El colofón y broche de oro, cerca de la medianoche, fue el espectáculo de los fuegos del risco desde la montaña de San Roque, a la llegada del Cristo a la plaza abarrotada de fieles.