La Armada inicia un expediente por falta grave contra la marinera que denunció acoso sexual desnuda en Interviú

EUROPA PRESS | Madrid

La Armada ha iniciado un expediente disciplinario contra la marinero que denunció acoso sexual en ‘Interviu’, al entender que podría haber cometido una “falta grave” por sus palabras contra las Fuerzas Armadas en la citada revista, cuya portada ocupó desnuda a finales del mes de agosto.

Según han informado a Europa Press fuentes de la Armada, la marinero Meritxel Martínez ha sido citada para que acuda la próxima semana al Cuartel General de la Armada, en Madrid, con el objetivo de notificarle en persona la apertura del expediente disciplinario.

En concreto, podría ser expedientada de acuerdo al apartado 18 del artículo 8 del Régimen Disciplinario de los miembros de las Fuerzas Armadas, que considera “falta grave” hacer “peticiones o manifestaciones contrarias a la disciplina o basadas en aseveraciones falsas” a través de “medios de comunicación social o con carácter colectivo”.

Si la asesoría jurídica del Cuartel General de la Armada considera finalmente que ha cometido una falta grave podría ser castigada con la pérdida de destino o con arresto de hasta dos meses en establecimiento disciplinario militar, tal y como establece el Régimen Disciplinario.

Por sus palabras, no por el desnudo

Tras conocer la publicación, la Armada anunció que estudiaba actuar contra la militar por “el contenido de sus declaraciones en la revista”. La marinero decía que se encontraba de baja médica por problemas de ansiedad, anorexia y depresión derivados, según indicaba, de la situación de acoso a la que se veía sometida por parte de compañeros y superiores.

Además, denunció el acoso al que decía estar sometida ante la Subdelegación de Defensa de Granada, una denuncia que, según indicaron fuentes del Ministerio de Defensa, fue archivada, tras ser investigada, por considerar que era “falsa”.

En el reportaje, la militar aseguraba que “el Ejército es una mentira”, donde “te despojan de tus derechos”, y en el que la igualdad es “una farsa”. En las fotografías, aparecía ataviada con elementos de temática marinera y militar, pero no incluía su uniforme ni emblemas ni insignias de las Fuerzas Armadas.

La Armada no ha cuestionado el desnudo en sí, ya que considera que es algo que atañe a su vida privada. Esta militar no es la primera en aparecer desnuda en una portada de ‘Interviu’, ya que en 2007 una soldado destinada en Ceuta protagonizó un reportaje en esta revista.

En ese caso, el Ejército de Tierra no encontró motivos para sancionar a la militar –que expresaba en la revista su “pasión” por su profesión– y también entendió su desnudo como una decisión que afectaba a su vida privada.