breña alta >

El Ayuntamiento privatiza la gestión de Baltavida

PISCINA BALTAVIDA
Baltavida fue modelo de gestión pública en la comarca durante el último decenio. / DA

EUGENIA PAIZ | Breña Alta

La privatización de los servicios públicos es una alternativa que cada vez estudian más ayuntamientos palmeros. Algunos, como en el caso de Breña Alta, han decidido privatizar centros gestionados por empresas públicas que hasta la llegada de la crisis y la falta de liquidez presupuestaria pudieron sostenerse y cuyo ejemplo quisieron seguir otros consistorios.

Es el caso del complejo lúdico y deportivo de Baltavida, una instalación que desde el próximo 1 de octubre pasará a manos privadas y que le reportará a las arcas locales unos ingresos anuales de algo más de 30.000 euros en una contrato de gestión durante los próximos diez años.

La privatización, a la que algunos prefieren referirse como “externalización” o “subcontrata”, supone el primer giro a la liberalización económica de un municipio donde ha primado la gestión directa de los recursos bajo el control del grupo de Gobierno y bajo la premisa de mejorar la oferta de servicios públicos al ciudadano.

Baltavida, construida con financiación pública a través de fondos locales, insulares y regionales y desde 2002 gestionada por una empresa pública municipal denominada Gesbalta, SL. Pasa ahora a manos privadas, eso sí, con un mensaje de continuidad en los servicios, aunque los usuarios temen una subida de los precios, hasta ahora, de carácter popular, y con atractivas bonificaciones para los residentes en el municipio.

La concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Breña Alta, María Isabel Pérez Reyes, explicó que “la instalación va a funcionar igual o mejor” mientras descartó que ese modelo de privatización pueda trasladarse también a la guardería municipal, una de las más antiguas de La Palma y acreedora de varios premios regionales y nacionales y para la que se prevé, antes de final de año, un aumento en las cuotas de las familias usuarias para intentar cubrir, al menos, el 33% de los costes que genera anualmente.