EDUCACIÓN >

Canarias busca financiación privada para realizar obras en los colegios

josemiguelperez.jpg
El consejero de Educación, José Miguel Pérez, anunció el viernes las novedades. | EFE

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias necesita 100 millones de euros para las obras de infraestructura nueva en los centros educativos, pero no los tiene, de manera que está estudiando la vía de que la iniciativa privada las prefinancie, según anunció este viernes el consejero de Educación y vicepresidente regional, José Miguel Pérez.

La Consejería de Educación ha encargado a una consultora un informe por 55.000 euros para que estudie esta vía de financiación de las obras educativas y analizar si es posible abordarla sin que suponga un incremento de la deuda de la Comunidad Autónoma.

El consejero, que compareció en comisión parlamentaria, dijo que esta fórmula podría abordarse solamente si no supusiera un mayor endeudamiento en las cuentas públicas, y entonces sería “una vía abierta para responder a la demanda de infraestructuras educativas”, y eso es lo que se está analizando en el informe encargado a la consultora.

José Miguel Pérez dijo que en 2012 el Gobierno central suprimió la financiación de las infraestructuras educativas canarias y teme que en los presupuestos de 2013 tampoco aparezca ninguna partida, lo que obligó a su departamento a reasignar recursos para seguir adelante con las obras ya licitadas y adjudicadas.

En concreto, se reasignaron partidas presupuestarias, se destinaron fondos Feder y se utilizó inversión del Estado que no tenía un destino finalista para reunir 20 millones de euros, dijo.

La eliminación de la financiación del Estado “fue un estrago” y si la tónica continúa en 2013 “será un año muy complicado” y su departamento tendrá “serios problemas” para financiar las infraestructuras educativas canarias, dijo José Miguel Pérez.

“Al menos no se ha cerrado ningún centro por recortes”, sino que los cierres que ha habido han sido “por problemas técnicos o por razones demográficas”, dijo.

El consejero también informó a la comisión parlamentaria sobre el programa de infancia para los centros docentes públicos, un proyecto piloto que empezó en abril y que intenta prevenir el fracaso escolar desde la base, entre los niños de hasta 8 años.

Este programa incluye la formación del profesorado, la coordinación entre la educación infantil y la primaria y el apoyo en competencia lingüística y matemática.

Se trata de un proyecto para detectar y prevenir tempranamente posibles desajustes y dificultades en el proceso de aprendizaje de los niños.

La primera fase del programa piloto ha concluido y a lo largo de este curso se aborda la segunda fase en los 30 centros seleccionados, con idea de extenderlo a todos los centros educativos públicos en el próximo curso.