Cataluña convocó elecciones anticipadas el mismo día que pidió el rescate

EUROPA PRESS | Madrid

El pleno del Senado ha aprobado este miércoles definitivamente la modificación de la ley orgánica de Estabilidad Presupuestaria para adaptarla al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que pondrá a disposición de las comunidades autónomas 18.000 millones de euros para financiar su deuda. En la sesión, Montoro ha anunciado que el Ministerio de Hacienda recibió formalmente la solicitud de Cataluña de adherirse al FLA el martes por la noche, “el mismo día en que el Consejo Ejecutivo de Gobierno de esta comunidad anunciaba elecciones anticipadas”.

La norma, aprobada por el trámite de urgencia, ha recibido 148 votos a favor, 78 en contra y 4 abstenciones, después de que se hayan rechazado los cinco vetos presentados.

En el debate de la modificación, el ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro, ha pedido a CiU y al PSOE un “gesto de coherencia” con su voto a favor, ya que no puede ser que en el Senado rechacen el fondo y luego las comunidades donde gobiernan -Cataluña y Andalucía- soliciten su ayuda.

Según el ministro, la dificultad de financiación ordinaria que tienen las comunidades autónomas es la que ha llevado a introducir esta modificación, así como garantizar los servicios públicos de “los catalanes, andaluces o valencianos”.

Tras su intervención, Montoro se ha ausentado, lo que ha sido destacado por los portavoces de los distintos grupos en la defensa de sus vetos.

El más crítico ha sido el senador de CiU Salvado Bell, quien le ha acusado de poner “a caldo a su país” y luego irse, algo que ha dicho que no entiende, a no ser que “no quiera escuchar sus opiniones, no le interesen, le den miedo o no sepa qué contestar”.

Bell ha avisado de que el FLA permite la intervención de las comunidades si Montoro “aprecia riesgo de impago” de la deuda financiera, penaliza a las corporaciones locales que han hecho sus “deberes” y no generará confianza en los inversores.

Juan María Vázquez (PSOE) ha denunciado que el fondo ataca la autonomía de las comunidades después de haberlas asfixiado económicamente y es “un rescate, una intervención”, de las regiones desde Madrid, que obligará de nuevo a podar con el “hacha” los servicios públicos y los derechos de los ciudadanos.

Esto perjudica a la imagen de España y hace que lo paguen los más débiles, según Vázquez, quien ha criticado que el Gobierno no haya negociado esta ley.

El diputado del Grupo Mixto Jesús Iglesias ha respondido a Montoro que con la ley de estabilidad presupuestaria se pretende introducir la “recentralización” de las competencias autonómicas y ha rechazado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya anunciado que se va a aprobar una nueva autoridad fiscal que controlará a las comunidades y ayuntamientos.

Joan Saura, de Entesa Catalana de Progres, ha advertido de que la modificación aprobada es “socialmente regresiva, recentralizadora y poco eficaz”; y José Montilla, del mismo grupo, ha denunciado la “improvisación” que denota el fondo.

El PNV se ha abstenido, a pesar de que no comulgan con la estrategia del PP en su lucha contra el déficit y de que se anula el principio de independencia financiera, según la senadora de ese grupo Rut Martínez.

El FLA impone una serie de condiciones macroeconómicas a las comunidades que pidan su ayuda, a las que establece mecanismos de seguimiento y cumplimiento de los objetivos de déficit público para evitar su intervención.

De momento han solicitado acudir al fondo Cataluña (5.023 millones), Murcia (700 millones) y la Comunidad Valenciana (4.500 millones), mientras que Andalucía ha expresado su disposición.