marino luanco-cd marino > 2-1

El CD Marino vuelve a nadar contracorriente

MARINO LUANCO-CD MARINO
Maikel conduce el balón ante el acoso de dos jugadores del Marino de Luanco, en el choque de ayer. / ACAN

DEPORPRESS | Luanco

Tercera derrota en cuatro encuentros para el CD Marino (2-1). Una vez más, el equipo de Willy Barroso sucumbió por la mínima lejos del Antonio Domínguez. Dos tantos, encajados en la primera parte, condenaron a los sureños a sufrir un nuevo tropiezo.

El partido comenzó sin un claro dominador y con ausencia de ocasiones de peligro, si bien parecía que era el Club Marino de Luanco quien se hacía tímidamente con el centro del campo.

En el minuto 19, y en una jugada sin aparente peligro, un despeje orientado hacia el centro lo enganchó el gijonés Diego, y su tiro sin dejar caer el balón desde 35 metros se coló en la portería de un Alberto que no pudo hacer nada. A los tinerfeños les tocaba otra vez nadar contracorriente, al verse pronto por detrás en el marcador.

Ese tanto noqueó durante no pocos minutos al Marino, quien lo intentaba saliendo con el esférico controlado en un césped que no ayudaba, e intentando combinaciones con Noah que se peleaba, sin éxito, contra los centrales luanquines.

Al borde del descanso, en el minuto 44, en un fallo defensivo de la zaga isleña, el balón le cayó a Adrián Cruz en la frontal del área. El gallego disparó muy certeramente lejos del alcance del guardameta Alberto. Con 2-0 se llegó al descanso y con un panorama poco halagüeño para el CD Marino.

El técnico visitante, Willy Barroso, revolucionó el once dando entrada a Adán y a Peraza. El equipo canario se vio mejorado notablemente. Ante eso, el combinado local dio un paso atrás y se limitó a guardar la ropa.

Esa mejoría dio sus frutos y una progresión de Alozie por la banda izquierda continuó con un excelente pase a Maykel, que el centrocampista de Adeje tradujo en una excepcional asistencia sobre Raúl Barcos. El ex del Lorca, que estaba desmarcado en la banda izquierda, resolvió muy bien en el cara a cara contra Rafa Ponzo. El CD Marino recortaba así diferencias.

En plena progresión y empuje del Marino llegó una jugada que marcó el resto del partido. Una falta previa del jugador local Adrián Cruz sobre Raúl Barcos no fue señalada por el árbitro, siguió el juego y Peraza realizó una fuerte entrada a destiempo a Álex Arias. González Arévalo no se lo pensó y el colegiado adscrito al comité gallego mandó al grancanario a los vestuarios, después de ver la tarjeta roja.

Desde ese momento, el partido cayó en la monotonía y no tuvo más historia.

El CD Marino le echó corazón, pero no dio con la fórmula para por lo menos nivelar la contienda. Una derrota (2-1), a la que debe poner solución el próximo domingo, en el Antonio Domínguez, ante el Sporting de Gijón B, que también se mueve en la zona baja de la clasificación.

[apunte]

MARINO LUANCO (2-1) CD MARINO

Encuentro de la cuarta jornada en el Grupo I de la Segunda División B

CD Marino de Luanco: Rafa Ponzo; Luis Cuenca, Álex Blanco, Omar, Castaño, Saavedra, Álex Arias, Adrián Cruz (Espolita, min. 70), Juanma, Robert (Acebal, min. 82) y Diego García (Pablo Hernández, min. 62)

CD Marino Tfe-Sur: Alberto; Aarón Darias, Pablo, Muny, Alozie, Raúl Barcos, Airam García (Peraza, min. 46), Maikel, Jorge Reverón (Adán, min. 46), Sandro y Noah (Balduino, min. 75).
Árbitro: González Arévalo, del comité gallego. Expulsó por roja directa al visitante Peraza (min.69). Además amonestó a Castaño, Robert y Adrián Cruz por el Marino de Luanco; y a Noah y Maikel por el CD Marino.

Goles: 1-0: min. 19, Diego García. 2-0: min. 44, Adrián Cruz. 2-1: min. 54, Raúl Barcos.

Incidencias: Duelo disputado en el Campo de Miramar. Asistieron al partido unos 600 espectadores. Césped algo irregular. En los prolegómenos del partido, el presidente del CD Marino, Pepe Barrios, hizo obsequio de un trofeo en forma de velero al club luanquín por el primer enfrentamiento entre los dos clubes del mismo nombre.

[/apunte]