CD TENERIFE-rayo vallecano B >

Por el buen camino

Aridane Y Chechu FLORES CD TENERIFE
Aridane celebra con Chechu el primer gol que marcó ayer el CD Tenerife. / SERGIO MÉNDEZ

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

No es cuestión de lanzar las campanas al vuelo tan pronto, pero este Tenerife tiene algo que engancha. Como los buenos vinos, entra bien y deja buen sabor de boca en el exigente paladar de la hinchada blanquiazul. Ayer dio buenas muestras de ello ante casi 6.400 aficionados, que disfrutaron de una clara y cómoda victoria de los pupilos de Álvaro Cervera. Aridane y Luismi Loro dieron buena cuenta en la primera parte de un inofensivo rival, que apenas inquietó la meta inmaculada de Sergio Aragoneses.

Saltó al campo el mismo once que derrotó al Marino en el Antonio Domínguez. Los mismos once futbolistas que calcaron el resultado y que marchan líderes de la clasificación. El partido comenzó con susto para los locales, ya que el filial madrileño tuvo una ocasión antes del primer minuto de juego por culpa de un error del central Bruno.

No obstante esa ocasión quedó en una anécdota. Tampoco esta vez tardaron demasiado en inaugurar el marcador. La primera diana del partido llegó cuando apenas habían transcurrido unos quince minutos. Tiró de calidad la parcela creativa blanquiazul para batir a Ismael. Chechu observó la buena posición de Aridane, que recibió y encaró al portero rayista. Fue un mano a mano en el que definió con acierto y clase el delantero grancanario. Tercer chicharro del punta en apenas dos partidos. ¿Quién da más?. Apenas cuatro minutos después, y sin que el Rayo hubiese reaccionado, la presión ofensiva local provocó un fallo garrafal de la zaga contraria.

JUGADORES CD TENERIFE GOL
Los jugadores del CD Tenerife celebran uno de los goles anotados ante el Rayo. | SERGIO MÉNDEZ

Otra vez Aridane apareció en escena, esta vez para robar y asistir, de tacón, a Luismi. El mediapunta aceptó el regalo con sumo gusto y anotó el segundo gol, aumentando la distancia. 2-0 y, aunque quedaba mucho tiempo por delante, el marcador ya estaba sentenciado.

Picado en su orgullo, reaccionaron de manera tímida los de José Manuel Jimeno. Entonces emergió la inconfundible figura de Aragoneses, que con dos intervenciones, especialmente destacada la segunda, logró desbaratar dos ocasiones consecutivas del Rayo B.

Primero fue Mesa el que lo intentó, mediante un remate de cabeza, batir al cancerbero gallego. Corría el minuto 21. Segundos después, y también con la testa, el ariete Mesa volvió a probar fortuna. Ahí apareció el gallego para evitar que los madrileños acortasen su desventaja.

Tras ese par de ocasiones, el partido murió sin mayores novedades. Llegó el descanso y los jugadores llegaron al túnel de vestuarios. Cuando se produjo la salida del campo de los colegidos, la afición les abroncó. No gustó a la parroquia local la labor del trencilla Abraham Domínguez Cervantes, que especialmente se equivocó en muchas faltas que pitó contra el Tenerife.

El partido cambió de escenario tras el paso de los protagonistas por la caseta. Fruto de la comodidad que proporcionaba el marcador, los locales bajaron las revoluciones del encuentro. Tampoco el Rayo mordía, por lo que la segunda mitad resultó soporífera.
No obstante, estaba claro que le tocaba al rival asumir el protagonismo, circunstancia que nunca ocurrió. Aún así, tuvo algún acercamiento, como el que intentó Nacho con un lanzamiento de falta que se marchó desviado en el minuto 60.

A esas alturas del partido estaba claro que el Tenerife necesitaba otra marcha más. La proporcionó Suso, que fue el mejor de los suyos traspasado el ecuador de la segunda parte.

El canterano creó constante peligro con sus subidas por el carril diestro. Su acceso al terreno de juego, en sustitución de Luismi Loro, provocó que Chechu se trasladase a la banda izquierda y que Cristo Martín se ubicase en la mediapunta, su verdadera posición y la que buscaba con insistencia.

También accedió al campo otro fruto de la Ciudad Deportiva: Yeray, que gozó de su debut oficial con el primer equipo en el Heliodoro.
La idea era lograr el marcador con un tercer tanto. Lo pudo lograr Suso con un disparo defectuoso (minuto 77). Volvió el de Taco a probar fortuna, esta vez para ganar todo el carril diestro y centrar a Abel Suárez. El majorero remató sobre el poste izquierdo de la meta del ya superado Ismael (minuto 80). Hubiese sido el merecido 3-0.

Estos tres cambios le dieron al equipo la gasolina necesaria para llegar al final del encuentro sin pasar apuros. Segundo partido de la temporada, segundo triunfo del equipo.

SERGIO ARAGONESES DEL CD TENERIFE
El portero del CD Tenerife, Sergio Aragoneses, mantiene su portería imbatida. | SERGIO MÉNDEZ

[apunte]

Sergio mantiene su puerta imbatida

El Tenerife se mostró como un equipo ordenado, con las ideas claras y fiable. Los blanquiazules trasmiten seguridad, lo que se traduce en que la portería, defendida por Sergio Aragoneses, aún no ha sido perforada ni en una sola ocasión. Ni el Marino ni el Rayo B fueron capaces de marcar. Solo el Marino de Luanco y el Oviedo son capaces de seguir el ritmo que marcan los tinerfeñistas, ya que tampoco saben lo que es encajar. En cambio, Aridane está entre los mejores rematadores de la categoría, ya que suma tres goles en los dos partidos disputados.

[/apunte]

FICHA TÉCNICA

CD TENERIFE, 2
RAYO VALLECANO B, 0

Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo I en Segunda División B

CD Tenerife: Sergio Aragoneses; Moyano, Raúl Llorente, Tarantino, Bruno; Íñigo Ros, David Medina (Yeray, min. 58), Chechu Flores, Cristo Martín (Abel, min. 78); Luismi Loro (Suso, min. 62) y Aridane.

Rayo Vallecano B: Ismael, Roberto, Nacho, José Manuel (Nanclares, min. 75), Gabri, Cuerva (Ripa, min. 29), Manquillo (Juanito, min. 56), Álvaro, Mesa, Dani y Jorge.

Árbitro: Abraham Domínguez Cervantes (Andaluz). Amonestó por los locales a Luismi Loro; por los visitantes a Nacho, José Manuel y Ripa.

Goles: 1-0: min. 15, Aridane. 2-0: min. 19, Luis Loro.

Incidencias: Encuentro disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante 6.399 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de todos los abonados, accionistas y aficionados del CD Tenerife fallecidos a lo largo del último año. Asistió, invitado por el club al palco de autoridades, el regatista olímpico tinerfeño Javier Hernández. Jeremi fue el jugador descartado en las filas locales por parte de Álvaro Cervera.