tribuna >

Dimisión o medalla – Por Tomás Cano

Creo que existe ya un empacho sobre el tema Ryanair, noticias manipuladas, actitudes retorcidas, en una palabra demasiados intereses cruzados para apelar al sentido común.

Yo no tengo el pedigrí necesario para escribirle cartas al señor Michael Oleary, pero si quiero manifestar que el es el Account Manager (Gerente de Administración) de Ryanair, quiere eso decir que el a firmado ante la aviación Irlandesa el Manual de Operaciones de Vuelo y el Manual de Mantenimiento, el manual de payasadas no está incluido en ningún procedimiento aeronáutico, para obtener el AOC y la Licencia de Explotación. Por lo tanto él y solo él es el responsable de lo que esta ocurriendo o pueda ocurrir.

Mi mayor sorpresa en esta historia es el comportamiento del Consejo de Administración de la aerolínea y de su propietario junto a los accionistas.

Hoy leo sin gran sorpresa que va a cambiar los procedimientos de cargas de combustible, si eso es así quiere decir que durante este tiempo a rozado la legalidad vigente y cuando solo la rozas es fácil, traspasar la legalidad con un mínimo esfuerzo, o un mínimo error.

Michael Oleary debe dimitir, dejar la pista del circo que a creado, y lo digo sin conocerle simplemente porque por ética moral. Si no entiende el mensaje que le están mandando a la compañía los mercados y las autoridades, no me gustaría pensar que los que componen la compañía son unos inconscientes.

Como Account Manager o Director General el ha permitido que su empresa este en el limite y el limite tiene un filo muy peligroso.

Lamento que mis palabras no sean elegantes, pero si son elegantes no son sinceras, prefiero las sinceras, que nunca son elegantes.