sucesos >

Dos hermanos heridos graves tras recibir disparos en un piso de Madrid

EUROPA PRESS | Madrid

Dos hombres han sido hallados heridos de gravedad en un piso del madrileño barrio de San Blas tras ser disparados por otras dos personas, que se dieron a la fuga, ha informado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los hechos han tenido lugar a primera hora de esta tarde en un cuarto piso del número 2 de la carretera de Vicálvaro. El Centro Regional de Emergencias recibió sobre las 15 horas de este miércoles una llamada de un comunicante que manifestaba que en ese domicilio alertando de que había escuchado golpes y un tiroteo y que había sangre en el rellano de la escalera.

En el lugar se personaron agentes del Grupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional y de la comisaría de San Blas y al entrar en la vivienda observaron que había un varón que presentaba varios impactos de bala en ambas rodillas, mientras que otro individuo tenía un tiro en una pierna y una fractura en un brazo

El primero había perdido mucha sangre, por lo que los facultativos le han estabilizado y le han trasladado al Hospital 12 de Octubre de Madrid, donde ha ingresado en estado grave. Al hombre también le han estabilizado y le han dirigido al Hospital de La Princesa de Madrid, donde se encuentra en estado menos grave que su hermano, han indicado a Europa Press fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Las víctimas, hermanos y de nacionalidad española, son Javier B.A., de 30 años y José Luis B.A., de 34 años. En el lugar se personaron también los sanitarios Summa-112 y agentes de la Brigada de la Policía Científica para realizar la correspondiente inspección ocular, así como agentes de la Policía Judicial de la comisaría de San Blas, que se ha hecho cargo de la investigación.

Según testigos presenciales, los presuntos autores son dos varones que tras los disparos se han dado a la fuga en un coche oscuro. Ambas víctimas carecen de antecedentes policiales. Las primeras pesquisas apuntan a que se trata de un ajuste de cuentas, han señalado fuentes policiales.