entre nosotros >

Exitazo de César Henríquez – Por Juan Henríquez

Dedicarle este artículo a César Henríquez, mi hijo, es porque ha hecho méritos suficientes para que su padre, aprovechando esta ventana abierta y libre que le brinda DIARIO DE AVISOS, escriba sobre su último exitazo en el campo audiovisual.

Fue allá por el mes de marzo pasado cuando, con el título Mirada Limpia Producciones, escribía sobre la inmersión de César Henríquez en el campo audiovisual. A través de la productora lanzó su primer trabajo con el corto Salut, que, sin pensárselo dos veces, lo envió a distintos festivales y, ¡qué casualidad!, en la quinta edición del festival de cortometrajes Perro Verde, en Alicante, Salut consiguió el premio al mejor actor, Miguel A. Batista. Al día siguiente fui a buscarlo al aeropuerto de Los Rodeos.

Los ojos eran como chopas por la milirrubina y euforia que proporcionaba la estatuilla. El siguiente paso ocurrió el jueves pasado, 20 de septiembre. César Henríquez se presentaba a su público tinerfeño, nada más y nada menos, que en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA). A las 20.30 horas, en la sala de proyecciones no cabía ni un alma más, hasta el punto que se vio obligado a un segundo pase, lo que puso al autor frenético. Estaba que se subía por las paredes.

Faltaba la gran sorpresa. El segundo cortometraje, de unos 20 minutos de duración, Reconocer lo, me dejó de piedra al leer la dedicatoria: a Pilar del Rosario Pérez.

El autor había dedicado el año y medio de trabajo que invirtió en el rodaje a su abuela recién fallecida. La especial mención a mi madre me dejó emocionalmente destartalado.

¿Tengo razones sobradas para congratularme y sentirme orgulloso de tener un hijo con valores y sentimientos irreprochables?

Comprenderán que es difícil en estas circunstancias controlar las emociones, pero lo importante es que mi hijo César Henríquez acaba de recibir un espaldarazo popular a su capacidad intelectual y artística. El futuro lo tienes trazado: ¡Píntalo de colores!

juanguanche@telefonica.net