sucesos >

Fallece un anciano tras recibir una paliza a manos de cuatro individuos que le robaron y destrozaron el coche

EUROPA PRESS | Santander

La Guardia Civil investiga el fallecimiento de un vecino de la localidad de Rasines que ha muerto en el Hospital de Laredo (Cantabria) tras recibir una fuerte paliza, al parecer a manos de cuatro individuos, según confesó el propio fallecido al personal que le trasladó al citado centro sanitario cuando se encontraba malherido.

El vehículo del fallecido ha aparecido con la luna trasera rota y con rayaduras a los costados, donde se puede leer palabras como “hijo de puta”. Además, portaba una gran cantidad de dinero, que ha desaparecido.

Según las primeras investigaciones, la tarde del pasado miércoles el fallecido se trasladó en su vehículo desde su domicilio particular hasta la localidad de Soba, donde tenía “una amiga”, según ha confesado, en declaraciones a Europa Press Televisión, Pedro José Hernando Mazo-Lavín, hijo del fallecido.

Según ha explicado, esta persona ha confirmado que a las nueve de la noche su padre “se fue para su casa, y que el coche y él estaban perfectamente” en esos momentos.

Al parecer, la agresión se produjo después de esta visita. El hombre aguardó malherido en el lugar de los hechos hasta que amaneció y consiguió llegar hasta su domicilio, desde donde avisó a una familiar, que fue finalmente quien llamó a los servicios sanitarios. Tras ser ingresado, falleció.

Cómo se enteró la familia en Fuerteventura

Pedro José, que vive en Fuerteventura, ha recordado que el jueves “sobre la once de la mañana, horario canario”, les llamaron a él y a su hermana para comunicarles que su padre había fallecido. “Luego nos enteramos por la gente que le habían dado una paliza”, ha precisado.

Tras volar hasta Santander, advirtieron que el coche de su padre “tenía rota la luna trasera y el foco trasero derecho”. Visiblemente emocionado, ha recordado que su padre “declaró en la ambulancia que le habían pegado cuatro tíos”.

El hijo no recuerda que su padre tuviera enemigos. “Que yo sepa no, todo lo contrario. Y la gente, cuatro días que llevo aquí, se acuerdan de él muy bien. Hace años mi padre bebía, ya llevaba dos años que no bebía y estaba supercontento. El miércoles hablé con él al mediodía, y muy bien, muy bien”, ha señalado.

Según Pedro José, el día de su agresión su padre llevaba “mucho dinero encima, pero sólo ha aparecido 1,30 euros y las ropas manchadas de caca de las vacas”.

“No sé nada, me han entregado las pertenencias: dos carteritas, el reloj, que ahora mismo llevo puesto, y sé por la gente que mi padre el día anterior llevaba bastante dinero en el bolsillo, y mi padre era una persona que nunca salía de casa sin dinero. El dinero al fin y cabo ¡que le den por saco!, no vale para nada. El móvil tampoco aparece, pero bueno ya. Es lo que sé por la Guardia Civil”, ha sentenciado.

El joven ha agradecido el apoyo que le está dando la gente y ha querido dejar claro que “tenía dos hijos y tres nietos y que esto no va a quedar así, porque la Guardia Civil está investigando”.