Sudáfrica >

La Fiscalía sudafricana retira los cargos contra los mineros

EFE | Pretoria

La Fiscalía de Sudáfrica anunció ayer la retirada por ahora de los cargos de asesinato contra 270 mineros por la masacre de 34 de sus compañeros por disparos de la Policía durante la huelga en la mina sudafricana de platino de Lonmin, en Marikana.

El director nacional de la Fiscalía, Nomgcobo Jiba, afirmó que los cargos de asesinato solo serían presentados una vez que haya avanzado la investigación de los hechos, informó la emisora sudafricana Talk Radio.

Los 270 mineros en huelga en la mina de Marikana fueron acusados de asesinato el viernes por la masacre de sus compañeros por una ley del apartheid, el régimen racista impuesto por la minoría blanca sudafricana hasta 1994, que responsabiliza a todos los participantes de una protesta por las muertes que se produzcan. Los trabajadores serán puestos en libertad bajo fianza el jueves, cuando se reanuda la vista sobre el caso.

La decisión del fiscal causó un gran estupor en Sudáfrica por la aplicación de la doctrina del “propósito común”, que durante el apartheid se empleó para perseguir y detener sistemáticamente a los ciudadanos que se enfrentaban al Gobierno por la democracia y la igualdad racial en el país. La acusación llevó incluso al ministro de Justicia, Joseph Radebe, a pedir explicaciones a la Fiscalía sobre el fundamento de los cargos.

Los mineros se encuentran en huelga para reclamar mejoras salariales desde el 10 de agosto en la mina de platino de Lonmin. 44 personas han perdido la vida desde el inicio de las protestas, entre ellos dos policías y dos guardias de seguridad, y seis mineros en los primeros compases de la huelga, antes de la matanza del 16 de agosto.