LA PALMA >

Garafía, un planeta con estrella

DAVID SANZ | Garafía

MARIA MONTEZ - HOMENAJE GARAFIA

Imagen promocional de Alí Babá y los 40 ladrones. / DA

Garafía tiene un lugar propio en el cosmos después de que se bautizara un planeta con el nombre del municipio que alberga el Observatorio del Roque de Los Muchachos. Pero ha sido una actriz, María Montez (1912-1951), que ha puesto el nombre de Garafía en el otro firmamento, en ese cosmos de sueños y fantasías denominado Hollywood, que pueblan las estrellas del cine convertidas en leyenda.

La actriz María Montez, conocida como la Reina del Tecnicolor, hunde sus raíces en el pueblo más recóndito de La Palma, Garafía, y fue hija de la emigración, como tantos otros hijos de canarios, cuyos padres hicieron las américas en busca del sustento que su tierra le negaba.

Quien ha batallado por visualizar esta relación entre La Palma y María Montez ha sido la incansable y perspicaz investigadora María Victoria Hernández, que ahora, desde su responsabilidad como consejera de Cultura del Cabildo, no iba a dejar escapar el centenario del nacimiento de la actriz canario-americana sin “armar una buena”, como ella misma dice cada vez que tiene entre manos un proyecto para poner de relieve el patrimonio histórico y cultural de La Palma.

Para ello está preparando una exposición en homenaje de la actriz, donde se presentará abundante y novedoso material original sobre María Montez, procedente del archivo del periodista tinerfeño y cinéfilo Antonio Pérez Arnay. Cartelería, programas de mano, fotografías originales, etc, componen la muestra que se podrá ver en la Casa de la Cultura de Garafía a partir del próximo 18 de octubre, en una exposición que lleva por nombre “María Monte. De La Palma a Hollywood,” dirigida por el Cabildo palmero. El periodista Antonio Pérez Arnay, tristemente fallecido este año, ha sido una pieza clave a la hora se sacar adelante esta exposición. Enteramente seducido por el personaje -escribió dos monografías sobre la artista mano a mano con Terenci Moix-, Pérez Arnay recopiló a lo largo de su vida un importante volumen de documentación original relacionada con María Montez. Ese material va a servir de soporte para la exposición. Además se emitirán tres películas protagonizadas por la actriz, como Alí Babá, Las mil y una noches y La Reina de Cobra.

El triste fallecimiento de Pérez Arnay no frenó esta exposición que se hará con motivo de la conmemoración del centenario de su nacimiento, dada la buena predisposición de su familia que es consciente de la importancia que tenía para Pérez Arnay esta exposición, que está previsto que después de La Palma marche a La Laguna, al Aguere Espacio Cultural, donde se haría una muestra en homenaje tanto a la actriz como al periodista que vivió fascinado por esta estrella del celulodie. La intención del Cabildo es conseguir negociar con la familia crear un Museo dedicado a María Montez, donde poder conservar todo el legado de Pérez Arnay relacionado con la actriz.

En Garafía se encuentra en pie la casa familiar de esta actriz, que nació en Barahona (República Dominicana) el 6 de julio de 1912, después de que su padre, Isidoro Gracia García, emigrara desde La Palma a Cuba y, después a la República Dominicana, donde consiguió establecerse como un próspero comerciante. Su hija, cuyo nombre real era María África Gracia, se casó con el actor Jean Pierre Aumont y falleció a los 39 años víctima de un infarto.

MARIA MONTEZ - HOMENAJE GARAFIA

El material de la exposición procede del archivo personal de Pérez Arnay. / DA

La fuerza latina

La Reina del Tecnicolor, como se conoció a María Montez, fue, sin duda, un oasis de frescura para una sociedad occidental marcada por el drama de la II Guerra Mundial. Según los trabajos realizados por María Victoria Hernández sobre la actriz, entre 1941 y 1951 protagonizó un total de 26 películas, después de llegar a Hollywood que, pese a su inexperiencia, se rindió a sus pies por su belleza y talento innato. Entre las cintas de esa época, destacan Las mil y una noches (1942), La salvaje blanca (1943) y Alí Babá y los cuarenta ladrones, La reina de Cobra (1944), Alma cíngara (1944), Sudán (1945) y La Atlántida (1948). Son muchos los testimonios que han recogido sus biógrafos en los que la actriz se muestra orgullosa de sus orígenes españoles y palmeros, en concreto. También cabe destacar que fue enviada a estudiar en su juventud a un colegio de Santa Cruz de Tenerife. Su biógrafa, Margarita Vicens, destaca en una entrevista publicada por La Vanguardia, la importancia que tuvo al abrir la puerta de la industria cinematográfica a otras estrellas latinas.