hipotecas >

Las hipotecas en 2012, al mismo interés que en 2011…mientras no suba el Euribor

EUROPA PRESS / HELPMYCASH.COM | Madrid

Las hipotecas concedidas en septiembre de 2011 pagaban un diferencial más bajo pero un Euribor más alto que las concedidas en septiembre de 2012, lo que se traduce en un tipo de interés muy similar a aplicar sobre el préstamo. A pesar de esta semejanza, las hipotecas firmadas este mes son peores que las de hace un año, según informa a EuropaPress HelpMyCash.com.

Subida de diferenciales y bajada del euribor

En septiembre de 2011, el Euribor cotizaba al 2,10% y el diferencial medio de las hipotecas rondaba el 0,66%, si atendemos al ranking de mejores hipotecas de ese mes. Mientras que en septiembre de 2012, el Euribor cotiza a mínimos históricos (0,88%) y el diferencial medio aplicado a las ofertas vigentes ha subido hasta el 1,81%, según el ranking de mejores hipotecas de este mes.

Así, vemos que el interés aplicado a los préstamos hipotecarios ha pasado de ser 2,76% (2,10% + 0,66%) a 2,69% (0,88% + 1,81%), una diferencia apenas apreciable que no significa que no existan diferencias sustanciales entre los dos momentos sino todo lo contrario.

Así, vemos que el interés aplicado a los préstamos hipotecarios ha pasado de ser 2,76% (2,10% + 0,66%) a 2,69% (0,88% + 1,81%), una diferencia apenas apreciable que no significa que no existan diferencias sustanciales entre los dos momentos sino todo lo contrario.

Hipotecas en 2012: una bomba de relojería

A pesar de que el interés total aplicable no ha variado demasiado, los interesados en abrir una hipoteca este mes deben saber que las condiciones generales han empeorado bastante. En primer lugar, porque si el Euribor volviera a valores de 2008, cuando cotizaba por encima del 5%, las cuotas se volverán impagables, ya que estaríamos hablando de intereses sobre el 7%. Tengamos en cuenta que el Euribor está en mínimos históricos y que lo único que puede hacer en los próximos años es subir.

Además, muchas de las nuevas hipotecas cuentan con una cláusula suelo o interés mínimo a pagar cada mes entre el 3 y el 5% y, la gran mayoría, exigen una alta vinculación (domiciliar nómina y recibos, contratar entre 3 y 5 seguros, abrir un plan de pensiones), superior a la que se pedía hace un año. Estas exigencias sirven al banco de criba para un acceso cada vez más restringido a los préstamos.

Por último, cabe apuntar que las comisiones bancarias también son mayores ahora que en 2011, y seguirán subiendo para que los bancos puedan alcanzar las nuevas exigencias de recapitalización dictadas desde Bruselas. En lo relativo a hipotecas, por ejemplo, si el pasado año lo normal era encontrarse con préstamos sin comisión de apertura, ahora esta comisión suele estar fijada en el 1%.

En definitiva, las hipotecas que ofrece la banca en septiembre de 2012 son a todas luces más caras e inaccesibles, aunque el interés total a pagar sea parecido en este momento de Euribor a la baja.