grecia >

Más de 50.000 personas protestan en Atenas contra los recortes del Gobierno

EUROPA PRESS | Atenas

La Policía griega ha empleado gases lacrimógenos contra los manifestantes que les lanzaban piedras y artefactos incendiarios en el centro de Atenas, donde unas 50.000 personas se han congregado para protestar por las medidas de austeridad del Gobierno de Antonis Samaras.

La capital de Grecia ha acogido una manifestación contra los recortes del Gobierno en la primera huelga general en el país desde que llegó al poder el primer ministro conservador, Antonis Samaras, el pasado mes de junio al frente de una coalición pro-europea.

“No nos someteremos a la ‘troika'” y “UE y FMI fuera”, han sido algunos de los lemas coreados por los manifestantes contra los organismos que otorgaron a Grecia un paquete de rescate para evitar la quiebra del país y que ha obligado a las autoridades a imponer duras medidas de austeridad.

La marcha ha cruzado la céntrica plaza Sintagma hasta el Parlamento con el fin de protestar contra el nuevo paquete de ajustes exigidos por la UE y el FMI a cambio de un nuevo tramo del rescate.

“No podemos soportarlo más, nos estamos desangrando. No podemos mantener a nuestros hijos de esta forma”, afirma Dina Kokou, una maestra de 54 años y madre de cuatro hijos que vive con un salario de mil euros al mes. “La subida de los impuestos y la bajada de los salarios nos está matando”, ha denunciado.

La huelga general, convocada por los dos mayores sindicatos del país que representan a unos cuatro millones de trabajadores, es el primer examen para Samaras desde que llegó al poder.

“Ayer los españoles tomaron las calles, hoy somos nosotros, mañana serán los italianos y al día siguiente todo el pueblo de Europa”, ha subrayado Yiorgos Harisis, sindicalista de ADEDY, la central sindical del sector público, ante los manifestantes.

“Con esta huelga estamos enviando un mensaje firme al Gobierno y a la ‘troika’ de que las medidas no pasarán incluso aunque sean aprobadas en el Parlamento porque los días del Gobierno están contados”, ha añadido.

Unos 3.000 policías, el doble del número que normalmente se despliega, velan por la seguridad en el centro de Atenas, que desde el pasado mes de febrero ha sido escenario de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden en varias ocasiones coincidiendo con la aprobación en el Parlamento de medidas de austeridad.

Los agentes han formado una barricada frente al Parlamento y han parado a un jubilado que intentaba avanzar hacia la oficina de Samaras con una pancarta con fotos de primeros ministros helenos bajo el título “los mayores traidores de la historia griega”.