líneas de más >

Peña no se aburrirá en México > Gerardo Daniel Settecase

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, ha iniciado este lunes una gira por Centroamérica y Sudamérica para tratar temas de seguridad y comercio, en su primera gira antes de asumir la presidencia el 1 de diciembre próximo. No es poco el trabajo que debe afrontar, pese a no ocupar aún su cargo. Y mucho menos cuando lo asuma. Con Guatemala comparte una frontera laxa por la que, a causa de la corrupción de las fuerzas policiales y militares de ambos países destacadas en el lugar, tanto drogas como inmigrantes que intentan llegar finalmente a EE.UU. circulan libremente, si bien Sudamérica será la parte más conflictiva de la gira.

Pocos comprenden en Colombia que Peña Nieto halla contratado a un cuestionado militar de ese país, como es el general Óscar Naranjo para que lo asesore en la lucha contra el narcotráfico, tema este último que tratará en especial con su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos, pues desde allí parte toda la droga que acaba siendo el motivo de las guerras que han causado ya la muerte de más de 50.000 ciudadanos mexicanos, para finalmente enfrentarse a Dilma Rousseff y Cristina Kirchner, dos regalitos comerciales que hereda de su antecesor, Felipe Calderón.

Si bien el saliente mandatario mexicano es inocente en las crisis comerciales con las dos potencias comerciales más importantes de América del Sur, lo concreto es que el cabreo de las dos primeras damas surge de que Calderón acompaño a EE.UU. y la Unión Europea en las denuncias contra sus países por incumplimiento de la libre circulación de bienes o tasas aduaneras preferenciales convenidas en acuerdos bilaterales o bloques continentales. Calderón encendió la mecha y toca ahora a Peña Nieto apagarla antes de que explote. Como el de acabar con la proveeduría permanente de la droga que alimenta desde Colombia a los carteles que masacran México, o como contener la oleada de inmigrantes que acaban luego muriendo al intentar pasar al otro lado del río Bravo. A ese El Dorado que creen es Estados Unidos. Si a ello se le suma su compromiso con la sociedad de combatir la corrupción en un país como México, donde su propio partido, el PRI (Partido Revolucionario Institucional), por décadas fue modelo de su concreción, su mandato será cualquier cosa menos aburrido.

gerardoctkc@gmail.com