Escaño cero >

Rubalcaba dixit – Por Julia Navarro

No me extraña que en todas las encuestas el PSOE y su líder Pérez Rubalcaba aparezcan incluso peor valorados que el presidente Rajoy y el PP. Y es que me parece a mí que el PSOE no se termina de encontrar a si mismo. El problema de Cataluña es un ejemplo. Si hace unos días el secretario general del PSOE, Pérez Rubalcaba, afirmó que su partido estaría en contra de la aventura independentista, ahora se ha descolgado con que hay que modificar la Constitución para encaminarla hacia el Estado Federal.El problema de Pérez Rubalcaba es que tiene que navegar entre dos aguas, entre lo que le exigen sus compañeros del PSC y lo que piensa y quiere el electorado socialista del resto de España. Así, dando sensación de improvisación no se ha cortado al mostrarse partidario de abrir el melón constitucional. Vaya por delante que soy de las que creen que las leyes tienen que estar al servicio de los ciudadanos sobre todo para resolver problemas, pero eso es una cosa y otra arrugarse ante el envite del independentismo catalán. En realidad el PSOE tiene un problema y es que parte de la cúpula, de los cuadros, del PSC son más que soberanistas, y que intentar contentarlos resulta bastante difícil. Sin duda, en plena Transición fue un acierto el empeño de Felipe González en lograr la unidad de todas las formaciones socialistas de nuestro país, recordemos la unidad con el PSP de Tierno, de Convergencia Socialista de Enrique Barón y Leguina, o del PSC de Raventos. La unidad con el PSC supuso que el PSOE ponía las bases, es decir, los militantes y el electorado que es lo que elección tras elección le da los votos a los socialistas catalanes, pero la dirección quedó en manos de los soberanistas. Así ha sido desde entonces y eso ha provocado algunos problemas. La cuestión es que en estos momentos los dirigentes socialistas catalanes presionan a Rubalcaba y éste cree que la única manera de contentar a sus compañeros y de paso intentar parar a los independentistas es decir que hay que cambiar la Constitución y caminar hacia el Estado Federal. No digo yo que esa no sea una opción, pero desde luego no se puede llegar a ella improvisando y sobre todo a la desesperada. El PSOE debería de dejar de tener complejos, y dejar claro a sus compañeros del PSC que o están todos en el mismo barco o si no que cada uno vaya por su lado. Si el PSC rompiera con el PSOE ya me gustaría ver a mí cuántos votos le quedaría en Cataluña. De lo que no tengo dudas es de que si el PSOE se presentara con sus siglos en esa comunidad continuaría teniendo un buen número de electores. No sé, pero yo creo que la figura de Rubalcaba como secretario general del PSOE se empequeñece y le hace parecer un líder débil con esa propuesta que parece improvisada sobre la reforma de la Constitución para tratar de aplacar el alma independentistas de sus compañeros del PSC amen de la deriva emprendida por CiU. Me parece a mí que llegados a este punto caben pocos paños calientes. Estos días recuerdo un almuerzo con M. Onaindia, T. Benegas y S. Olmo unos meses antes del fallecimiento de Onaindia. En ese almuerzo, Onaindia dijo: “Los nacionalistas, los independentistas, nunca dan un paso atrás”.