San Juan de la Rambla >

La ruta del plátano

El Ayuntamiento ramblero diseña la iniciativa con empresas del sector y vecinos. / DA


VICENTE PÉREZ | San Juan de la Rambla

El plátano es el principal cultivo de exportación en Canarias desde hace más de un siglo y el turismo, la principal industria del Archipiélago. En la villa de San Juan de la Rambla han concebido una prometedora idea para vincular ambos sectores a través del senderismo. Tal es así que empresarios, senderistas, vecinos y Ayuntamiento preparan una ruta guiada por plataneras y empaquetados con el fin de divulgar el proceso del cultivo y comercialización de esta fruta entre los turistas peninsulares y europeos, potenciales consumidores de plátano canario en sus países, y, al mismo tiempo, dinamizar la economía del municipio atrayendo visitantes.

En noviembre se ensayará esta ruta por primera vez con ocasión de las XX Jornadas Estatales de la Federación Española de Asociaciones de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme), que se celebrará en Puerto de la Cruz, y dará a conocer este nuevo itinerario entre 100.000 socios en toda España, de los que 4.000 residen en Canarias.

La ruta turística del plátano nace auspiciada por la Concejalía de Turismo que dirige el edil Tomás Mesa, y la intención es vincularla a un sendero circular que permite conocer el barranco de Ruiz, ascender hasta Icod El Alto, descender hasta el casco histórico de San Juan de la Rambla por el antiguo camino real y atravesar la costa al pie de los acantilados que presiden el paisaje del municipio.

El pasado miércoles, este diario acompañó a José Juan Cano, geógrafo y asesor de Turismo del Ayuntamiento ramblero, y Candelaria Yanes, técnica de la Concejalía de esta área, en un recorrido exploratorio por las plataneras próximas al casco del municipio, y los parajes de este entorno, entre ellos el charco de La Laja, piscinas naturales con acantilados que también se incluirían en esta ruta, así como la playa de Las Aguas.

Con ellos estuvo un miembro del comité de senderismo de la Fedme, y coordinador de estas actividades en la Federación Canaria de Montañismo, Vicente Infante, dado que la homologación oficial de estos senderos por el Cabildo debe contar con el visto bueno de esta asociación, como titular de la patente de marcas del sistema europeo de señalización, con el que se busca, sobre todo, garantizar la seguridad de los senderistas.

El Consistorio mantiene reuniones con empresarios, asociaciones y vecinos para definir esta ruta, pues, según subraya Cano, se trata de “una línea de acción horizontal y participativa”.

En el empaquetado de Pladimsa, que tiene 55 socios y produce 2,5 millones de kilos al año, la idea ha gustado, y, así, su joven gerente, Jesús Vicente Díaz Falcón, de 33 años, junto al presidente de la sociedad, Fernando Díaz, opina que “cuanto más turismo conozca el proceso de este cultivo y lo demande luego en origen, mejor, pues tenemos que buscar nuevos mercados y afianzar el peninsular, al reducirse los aranceles a la importación de plátano no comunitario”.

También ha habido contactos con la cooperativa agrícola Rambla y la sociedad agraria de transformación Hergonza, que han mostrado igualmente su interés en colaborar, y el Ayuntamiento está en conversaciones también con la asociación de mujeres Casilda con el propósito de que se encargue de elaborar productos con el plátano como ingrediente principal para ofrecerlos a los turistas y residentes que se animen a seguir esta ruta guiada y posteriores actividades turísticas y comerciales.

La iniciativa se ha ganado el apoyo de pequeños agricultores como José Yanes, que, en plena faena agrícola, no dudó en invitar a los técnicos y a este diario a conocer su platanera, en la pronunciada ladera de Las Aguas. “La idea me parece buena, porque los turistas deben saber cómo se cultiva el plátano y el paisaje que crea”, dice este ramblero, quien confiesa cuidar una platanera de 120 años de antigüedad, heredada de su padre.