Santa Cruz “avanza de forma adecuada”, según un estudio

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

Barcelona es la ciudad ‘más inteligente’ de España por el desarrollo de proyectos relacionados con la movilidad, la energía, el medio ambiente o los servicios, entre otros aspectos, según se desprende del estudio Smart Cities 2012, elaborado por IDC España. La ciudad condal está seguida, por orden de clasificación, de Santander, Madrid, Málaga y Bilbao, que completan el top five del estudio. A la hora de realizar este informe, se han analizado 44 ciudades con más de 150.000 habitantes.

Estas cinco urbes están seguidas de un grupo -denominado Aspirantes- que destaca por sus “decisiones significativas” y “acciones concretas”, formado por Valladolid, Zaragoza, Vitoria-Gasteiz, Donostia-San Sebastián y Pamplona-Iruña.

Las 34 ciudades restantes se han dividido en dos grupos. Por un lado, las denominadas ‘Jugadores’, compuesto por 20 ciudades que están avanzando en el camino “adecuado” e integrado por Alicante, Burgos, Cartagena, Castellónde la Plana, Córdoba, A Coruña, Elche, Gijón, Hospitalet de Llobregat, Logroño, Móstoles, Murcia, Oviedo, Sabadell, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Terrassa, Valencia y Vigo.

Por otro, las 14 seguidoras -Albacete, Alcalá de Henares, Alcorcón, Almería, Badajoz, Badalona, Fuenlabrada, Getafe, Granada, Jerez, Leganés, Palma de Mallorca, Las Palmas y La Laguna- se encuentran a distancia de sus homólogas.

En el estudio, IDC ha identificado cinco áreas para el éxito en la gestión de una ciudad inteligente que giran en torno al desarrollo de una estrategia propia de financiación; el establecimiento de alianzas público-privadas; involucrar a los ciudadanos y las empresas; desarrollar procesos internos eficientes; y estimular la innovación.

Recomendaciones

Como parte del informe, IDC da cinco recomendaciones a tener en cuenta por aquellas ciudades que quieran avanzar “hacia la inteligencia”. En este sentido, aboga por crear un ecosistema colaborativo ya que, llevar a cabo un proyecto de ciudad inteligente, conlleva la colaboración entre empresas de servicios, universidades, gobierno local, organizaciones, ciudadanos, compañías tecnológicas o centros de investigación. Sin embargo, según los autores del documento, sólo el 15,9 % de las ciudades entrevistadas colabora con entidades privadas.

El estudio también aconseja definir un plan de trabajo evaluable, gestionado como un conjunto de proyectos, con la metodología, técnicas y herramientas que permitan controlar y valorar su evaluación y consecución; y mantener un liderazgo “constante y comprometido”. Por último, considera “imprescindible” el desarrollo de un plan TIC (tecnologías de la información y la comunicación) que se adecue a la visión y objetivos generales de la ciudad; y recomienda desarrollar un plan holístico.