CRISIS >

Se desata la euforia en los mercados tras el anuncio de las medidas del BCE

EFE | Madrid

Las bolsas europeas, especialmente la española y la italiana, y los mercados de deuda reaccionaron el jueves con auténtica euforia al anuncio de las medidas que adoptará el Banco Central Europeo (BCE) para resolver la crisis de la deuda soberana.

Tras semanas de espera, desde que hace un mes anunció que haría todo lo necesario para preservar al euro, el presidente del BCE, Mario Draghi, anunció este jueves las medidas que adoptará la institución para reducir el coste de la deuda de países con problemas de financiación, como España o Italia.

Draghi dijo que la entidad monetaria comprará deuda soberana de estos países de forma ilimitada y de vencimientos cortos, entre uno y tres años.

El BCE condiciona su intervención en el mercado secundario de deuda soberana a que el país con dificultades de financiación solicite ayuda al fondo de rescate temporal (FEEF) o permanente (MEDE).

Pero el BCE no exige que el país del que compre bonos se acoja a un programa de ajuste macroeconómico completo, como el que tienen ahora Portugal e Irlanda, sino que también aceptará la llamada línea de crédito preventiva, que es menos dura, ya que tiene condiciones y procedimientos más suaves.

La reacción de los mercados no se hizo esperar, y la bolsa española se disparó al cierre un 4,91 %, algo por encima de la italiana, que sumó un 3,98 %.

El resto de plazas europeas se sumó al optimismo, con ganancias del 2,11 % para Londres, y del 3,06 % para París, y lo mismo sucedió con Wall Street, donde el índice Dow Jones sumaba a media tarde un 1,8 %.

La euforia compradora benefició a todos los grandes valores, y especialmente a los bancos, con subidas del 4,60 % en el caso del Santander y del 5,29 % en el BBVA.

Del resto, destacó Repsol con un 7,29 %; Iberdrola con un 6,60 %; y Telefónica con un 5,32 %.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española -el sobreprecio que tienen que pagar los bonos españoles a 10 años para resultar atractivos frente a los alemanes- se desplomó por su parte un 9,33 % al pasar de los 493 puntos básicos de ayer a 447 puntos básicos, su menor nivel desde mayo.

Ese fuerte descenso fue posible gracias a que el rendimiento de los bonos españoles con vencimiento en 2022 descendió desde el 6,409 % de ayer hasta el 6,030 %, aunque en algunas operaciones en los últimos minutos de la sesión consiguió bajar de la cota del 6 %, su menor nivel también desde mayo.

Como contrapartida, el rendimiento de los títulos alemanes a 10 años avanzó hasta el 1,561 %, frente al 1,479 % marcado la víspera.

Después de Portugal, España fue el país de la periferia de la zona euro más beneficiado por el anuncio del BCE de comprar deuda soberana de forma ilimitada.

“El BCE no ha decepcionado en absoluto porque los términos de su intervención en el mercado de deuda son extremadamente positivos”, señala el analista de IG Markets Daniel Pingarrón, que destaca sobre todo la decisión del órgano de que las compras de deuda sean ilimitadas.

“En el momento en que las tensiones vuelvan al mercado, el BCE se convertirá en un apagafuegos que está en condiciones de actuar y que lo podrá hacer de forma permanente”, señala Pingarrón.

Con la nueva bajada de hoy, la prima de riesgo pone aún más distancia respecto al máximo de 638,4 puntos básicos marcado el pasado 24 de julio, cuando la rentabilidad del bono español a 10 años alcanzó el 7,62 %, su nivel más alto desde la creación del euro.

En el mercado de divisas, el euro se mantuvo por encima de 1,26 dólares, y el BCE fijó finalmente el cambio oficial del euro en 1,2638 dólares.