cd tenerife-caudal deportivo >

El Tenerife sí que se mueve

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

SUSO-CD TENERIFE-CAUDAL DEPORTIVO
Suso, expulsado en el partido de ayer. / s. méndez

Parece mentira, pero ni en los años tan bonitos de la UEFA, que fueron dos, el del ascenso con José Luis Oltra y demás, el CD Tenerife nunca había empezado una temporada ganando cuatro encuentros ligueros seguidos. No parecen tantos, aunque complicado de lograrlo debe de ser cuando una entidad como la blanquiazul no había conseguido lo que sí logró ayer frente al Caudal de Mieres.

Fue en el día en que la campaña Tenerife se Mueve fracasó con estrépito en el Rodríguez López debido que los políticos aún creen que pueden pedirle al ciudadano más cortinas de humo para tapar las cosas que hacen mal por incapacidad o dejadez. Llegó el minuto 28 de partido, en el que todos, al más puro estilo Braveheart, tenían que gritar aquello de “Europa, escucha, Tenerife está en la lucha”, pero la gente, que había pagado su entrada o su abono prefirió seguir a lo suyo para que lo otro lo resuelvan los que lo tienen que hacer. Y lucharon solo contra el sol que volvió a hacer en el Estadio una mañana más de calor, de fuego, de poder estar mejor en la playa, pero el que es birria no cambia por nada del mundo.

El caso es que fue un partido extraño, raro, de los que ni fu ni fa hasta que Chechu Flores anotó el primer tanto para los de Álvaro Cervera después de un lanzamiento fallido de Cristo Martín. Luego le tocaría el turno a Aridane para refrendar la victoria frente a un oponente muy de Segunda B. Ordenado y poco más un Caudal que, eso sí, tiene toda la pinta de ser complicado de doblegar en su estadio. Rivales así van a tener unos cuantos lo de Álvaro Cervera porque, digan lo que nos digan, aquí ya no está ni el Castilla, ni el Lugo ni el Albacete y las alternativas, que bien podrían ser Oviedo y Leganés, no se muestran demasiado fiables. Pena la expulsión de Suso para que la fiesta fuera completa. El de Taco revoluciona tantos los partidos que hasta él mismo parece estar pasado de vueltas en cada acción. Positivo: rompe partidos, es eléctrico y mete el miedo en el cuerpo a cada rival porque de cada acción es capaz de sacar petróleo. Negativo: lo de ayer.

Dos tarjetas amarillas en 18 minutos es algo que no se debe aceptar y eso que Álvaro Cervera, posiblemente porque ya le habían advertido del temperamento de su pupilo, lo defiende a capa y espada en sala de prensa como debe ser.

Menos acertado igual estuvo el entrenador cuando recriminó luego a los medios que sacaran como titular su frase sobre los colegiados esta semana.

Si uno dice: “los árbitros no nos tratan bien”, habiendo sido futbolista profesional y llevando varias temporadas como entrenador conociendo perfectamente este mundillo nunca se debe sorprender porque fuera precisamente esa frase la encabezara todas las informaciones de los diferentes medios al día siguiente. Afortunadamente eso queda en nada ahora, cuando eres líder y ganas todo. Suena genial.