el diario del coach >

El tiempo > Andrés Brito

Las Islas Diomedes son tan especiales que casi pensaríamos que son inventadas. Pero no: se encuentran muy al Norte, en pleno Estrecho de Bering, y a pesar de estar situadas a sólo tres kilómetros la una de la otra son muy diferentes entre sí. ¿El motivo? La Diomedes Mayor es territorio de la Federación Rusa y la Menor forma parte de los Estados Unidos. Es decir: son la única frontera natural del mundo en la que las dos superpotencias colindan y, por tanto, estas islas permiten viajar de Estados Unidos a la antigua Unión Soviética, o viceversa, en unos diez minutos.

Acaso lo más curioso de este peculiar emplazamiento geográfico sea que entre la Diomedes Mayor y la Diomedes Menor no sólo pasa la frontera, sino también la línea que marca el cambio de fecha. Entre una y otra hay 21 horas de diferencia y así, cuando en el lado ruso es mediodía, en el lado americano son las tres de la tarde del día anterior. Se puede, por tanto, ir de hoy a ayer, y al revés, atravesando a pie el mar cuando se congela. ¡Toda una demostración de que el tiempo es relativo!

Una de las herramientas más poderosas que utiliza la Programación Neurolingüística y, por tanto, algunas modalidades de coaching consiste, precisamente, en hacer pasar al cliente por un “pasadizo” mental parecido al que acabamos de describir dado que el tiempo en el ámbito interno es completamente subjetivo y puede ser manipulado según qué propósitos.

En un determinado momento podemos pedir a la persona a la que estamos coacheando que haga un puente al futuro y se visualice dentro de un mes, un año o diez años.

Luego se le invita a volver al hoy para que comience a concretar qué pasos le permitirán llegar hasta donde ha visto en el tiempo que ha sentido.

Esta manipulación del tiempo también es útil cuando la persona se siente muy agobiada y no tiene mucha conciencia sobre en qué emplea las horas del día.

Concluyo con algunas preguntas poderosas: ¿cómo sientes el tiempo? ¿Fluye o está taponado? ¿Te ves dentro de una línea de tiempo o, por el contrario, esa línea de tiempo está fuera de ti? Si cierras los ojos ¿dónde sitúas el mañana? ¿Y el ayer?

Te invito a que recorras tus propias Diomedes internas y que compruebes cómo te hace sentir captar el tiempo desde esta perspectiva.

www.andresbrito.com